Actualidad
#Economía

Una nueva ley podría ayudar a recuperar las empresas que cierren por la pandemia

 

El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, anticipó que desde esa cartera tienen en consideración la posibilidad de avanzar en un proyecto de Ley de Empresas Recuperadas que sirva de complemento a la Ley de Quiebras, en vistas de la gran cantidad de negocios que están en una crisis terminal por el impacto de la pandemia.

 

 

De esa manera, como ya ocurrió durante el 2001 y a lo largo de las dos décadas que siguieron, la autogestión de esas empresas podría salvarlas del cierre definitivo. Así lo consideró Cristian Horton, presidente de la Federación de Cooperativas de Trabajo (Fecootra) y tesorero de la Confederación Cooperativa (Cooperar).

“Venimos atravesando momentos muy difíciles. No podemos permitir que sigan cerrando empresas y aumentando el desempleo en nuestro país. Desde el cooperativismo ponemos a disposición una herramienta para ayudar a resolver esta crisis y es positivo que el Gobierno nos dé el marco para desarrollarla.”

Horton participó de una reunión con Arroyo, el miércoles 29, en la que el ministro también aseguró que seguirán trabajando para sacar adelante a las empresas recuperadas en la post pandemia y que trabajarán en nuevas líneas de financiamiento, tarifas diferenciales y la creación de un fondo solidario para impulsar la renovación tecnológica y de maquinaria para estas empresas.

Al lado del ministro estuvieron el director de Empresas Recuperadas, Eduardo Murua, y el secretario de Economía Social, Emilio Pérsico. Lo escucharon más de cien referentes de empresas recuperadas por sus trabajadores de todo el país.

Horton agradeció por impulsar e implementar programas de financiamiento y ayuda para que las cooperativas puedan atravesar la pandemia de la mejor manera posible. “Nosotros estamos para apoyar y ser un vehículo de llegada de las necesidades de las cooperativas.”

Además, le solicitó a Arroyo que atendiera el conflicto de la cooperativa que gestiona el sanatorio Ados, en Neuquén, que atraviesa una difícil situación debido a que el edificio está amenazado por un remate judicial por decisión del juzgado que interviene en el trámite de la quiebra.

 

Fuente: La Gaceta de Cooperar