#Aportes

Cuando la solidaridad se traduce en soluciones

 

La economía social se constituye hoy en una alternativa efectiva para contrarrestar el desabastecimiento de elementos esenciales para la lucha contra la pandemia de Covid-19.

 

 

Con más de 500 cooperativas y mutuales registradas solidariamente para la fabricación de insumos médicos vitales, la economía social se constituye hoy en una alternativa efectiva para contrarrestar el desabastecimiento de barbijos, alcohol en gel, cofias, túnicas y antiparras indispensables para contener la pandemia de Covid-19. Para ello muchas entidades reconvirtieron sus producciones habituales en estos insumos sanitarios, dando muestras una vez más de estar presentes cuando el país las necesita.

Centenares de cooperativas (muchas de ellas textiles) de todo el país dejaron de lado sus ocupaciones habituales, para darle lugar a la fabricación de insumos sanitarios. Por ejemplo, en Catamarca, dos cooperativas que habían parado su actividad, “Construcoop” y “San Fernando Textil” unieron su trabajo y en su propia planta los 22 operarios ya producen, con la colaboración del gobierno provincial, 20.000 barbijos semanales para agentes sanitarios y de seguridad pública.

Por su parte, las entidades que producen alimentos esenciales, tanto en las ciudades como en el campo, siguen funcionando con las medidas de prevención correspondiente. Del mismo modo, las cooperativas de consumo están siendo indispensables para garantizar el acceso a los productos de primera necesidad.

Además, trabajadores de distintas cooperativas están asistiendo a las personas más vulnerables y de alto riesgo, llevándoles alimentos y medicinas.

Empresas recuperadas por sus trabajadores están produciendo alcohol en gel a un precio por debajo de los que se encuentran en el mercado, y que fabrican las marcas líderes.

A esto se le suma el trabajo de entidades en las que habitualmente se producen diversos envases plásticos a partir de material reciclado y que hoy se enfocaron en fabricar envases para alcohol en gel y ya llevan fabricados más de 20.000 unidades en el mes de marzo.

Hay aproximadamente 600 farmacias mutuales y sindicales funcionando en pleno confinamiento obligatorio; con 30 empleados promedio cada una, sumando un total de 18.000 personas (600 de estos son farmacéuticos y bioquímicos) poniendo el cuerpo frente la crisis.Estas farmacias responden a la atención y demanda de medicina común y de alta complejidad (oncológicos, trasplantes, enfermedades especiales, hiv, etc.), con la gratuidad que establece el convenio correspondiente, sin cortar dicha prestación y ofreciendo descuentos de hasta 20%.

Desde el miércoles 25/3 comenzó la aplicación del programa de vacunación antigripal anual, en el marco del convenio con el PAMI, porque los ancianos son los más vulnerables.

Se sigue atendiendo cualquier obra social de todo tipo, sindical, privadas, etc., con un esfuerzo hecho con capital propio, sin especular con qué pasará con la cadena de pago. Así como también las farmacias mutuales y sindicales se suman al abastecimiento de alcohol en gel, barbijos, guantes, etc. Sin ningún tipo de especulación en sus precios.

Permanentemente se envían a todos los beneficiarios, material gráfico de información/prevención, y atención.

Son más de 150 consultorios médicos mutuales y sindicales que están atendiendo con normalidad. A través del convenio con el PAMI no sólo se siguen asistiendo a jubilados, sino también a pensionadas/os, viudas y aproximadamente 2000 niños.

Los hoteles y campings que tienen las distintas mutuales fueron puestos a disposición en lo que respecta a la cercanía de ciertas poblaciones, en función de las necesidades ya sea para ‘camas’ en caso de necesitarse tratamientos como de lugares de confinamiento si es necesario aislar a un sector de la población que no dispone de lugares adecuados.

Hay más de 20 ambulancias de diferentes mutuales que se pusieron a disposición de los organismos de salud correspondientes para ser utilizadas.

Además, gracias a las gestiones realizadas por diversas mutuales con sus proveedores, lograron que muchos de estos asistan con alimentos con importantes descuento e inclusive los han bonificado a ciertas poblaciones más necesitadas.

 

Fuente: Argentina.gob.ar