30 años de la primera llamada móvil

Un celular “es un vínculo de conectividad”

 

El 1º de noviembre se cumplen 30 años de la primera comunicación móvil en Argentina. “Las cooperativas hoy tenemos el desafío de acercar esa conectividad a todo el país”, señala el presidente de Catel, Ariel Fernández Alvarado.

 

El 1º de noviembre de 1989 se realizó en Argentina la primera comunicación a través de un teléfono celular. De aquel momento histórico fue protagonista María Julia Alsogaray quien llamó desde las oficinas de Movicom al entonces presidente Carlos Menem que estaba en Olivos. Claramente el concepto de movilidad de entonces estaba lejos de lo que conocemos hoy ya que los aparatos requerían de grandes baterías para posibilitar la comunicación inalámbrica. 

 

María Julia Alsogaray, en noviembre de 1989, cuando hace la primera llamada desde una valijita portátil al presidente Carlos Menem, que estaba en Olivos. Foto: diario La Prensa

  

"El proyecto de traer la telefonía celular a la Argentina fue de Rodolfo Terragno, ministro de Obras y Servicios Públicos. En 1988 se hace la licitación, bajo el gobierno de Raúl Alfonsín, y al año siguiente arranca la prestación del servicio, ya con Menem", explica Henoch Aguiar, ex secretario de Comunicaciones y actual director de la empresa estatal Arsat (Fuente: Clarín)

 

Un año después, las compañías de telefonía fija que operaban en cada una de las dos regiones crearon nuevas empresas e ingresaron al mercado de móviles. Telecom Personal recibió la licencia para operar en el norte del país y Telefónica Comunicaciones Personales, en el sur. 

Ariel Fernández, que entonces era muy chico y las comunicaciones no eran parte de su universo de niño, recuerda que “era un servicio para pocos cuando comenzó a utilizarse. Era claramente de nicho y de telefonía exclusivamente”. 

 

Publicidad Movicom

Pensando en el recorrido y el crecimiento que han experimentado las comunicaciones vía celulares de la mano de los desarrollos tecnológicos, “de alguna manera esa tecnología se ha democratizado y es una herramienta para llevarle acceso al que menos tiene.  Creo que es la herramienta más importante hoy para conectar personas”, señala el dirigente que forma parte de la integración cooperativa Catel que está trabajando para desarrollar un proyecto de telefonía móvil virtual (OMV) en el país.

“Lo que tenemos que lograr es que los celulares que están en todo el territorio funcionen correctamente y terminen siendo ese vínculo de las personas con la conectividad.  Ese es el gran desafío que tenemos por delante las cooperativas”, señaló Fernández Alvarado. 

 

 

 - En 1993 Miniphone, (Telecom y Telefónica) inició sus operaciones en el Área Metropolitana Buenos Aires (AMBA).  

- En 1995, CTI Móvil ganó la licitación para llevar la telefonía móvil al interior del país. 

 

                                                                        

                                                                          Respondé nuestra encuentra en @colsecor

 

Cambio de Gobierno

Ante la nueva gestión nacional que sumirá el 10 de diciembre, el presidente de Catel dijo que las cooperativas tienen la misión de “hacer comprender que las comunicaciones son un factor clave y estratégico para Argentina”. En esta línea agregó: “no es lo mismo preguntarle a una gran empresa internacional que a un dirigente cooperativo por qué es importante el desarrollo de las telecomunicaciones en Argentina. Ese es un primer desafío”. 

En cuanto al proyecto OMV de Catel, “es muy difícil no estar de acuerdo con lo que queremos hacer porque buscamos generar competencia, queremos generar una oferta diferente y competir, pero con las mismas herramientas que otros operadores. Pero, además, queremos llevar esta tecnología al interior donde no existe el servicio”.

Entendemos que hay muchos caminos para llegar a este objetivo, concluyó Fernández Alvarado, pero “el objetivo de fondo es llevar cobertura a esas localidades que hoy no la tienen”.

  

Esta semana, Catel obtuvo nuevas numeraciones para las provincias de La Rioja, Río Negro y Catamarca. Se suman a las asignadas a Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba y La Pampa.