Buenos Aires

“Es un destrato que no merecemos”

 

Las 14 cooperativas eléctricas integradas en Apeba se reunieron en Tres Arroyos para tratar temas de agenda  y en conferencia de prensa expresaron su opinión sobre los dichos presidenciales.

 

El foco de lo conversado estuvo puesto en lo que consideran “un destrato” por parte de los gobiernos provincial y nacional, sobre todo en lo referido a los conceptos ajenos que se cobran en las boletas de luz y las intimaciones a dejar de cobrarlos.  

Previo a llevar a cabo su reunión, brindaron una conferencia de prensa en la que expusieron la situación por la que atraviesan cada una de las cooperativas, que brindan en conjunto el servicio de energía eléctrica a 300.000 usuarios de la provincia y emplean a 1600 personas de forma directa.  

“En marzo del año pasado, la gobernadora dijo que no se iban a poder cobrar estos conceptos ajenos. Lo acatamos y todos empezamos a trabajar para cuando se pusiera en vigencia”, afirmó Oreste Binetti, presidente de la Asociación de Prestadores Eléctricos de la provincia de Buenos Aires (Apeba) y gerente de la Cooperativa de Luján, no sin antes dejar en claro que tales pagos son aceptados por cada uno de los socios o usuarios de las cooperativas. 

“Posteriormente, y por precisa instrucción del presidente de la Nación, nos vuelven a informar desde el Inaes (Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social) que a partir de enero de este año esos conceptos ajenos ya no podrían figurar más en las facturas. Todos estábamos preparados para a partir del 1º de enero no cobrarlos más, pero antes de ponerse en vigencia nos llega una resolución del OCEBA (Organismo de Control de Energía Eléctrica de la Provincia de Buenos Aires), de quien dependemos las cooperativas, donde nos dicen que está prorrogado por 6 meses la inclusión de los conceptos ajenos en las facturaciones”, agregó Binetti, describiendo las contradicciones entre los organismos estatales. 

 

Por el diálogo 

Quizás el mayor disgusto de los representantes de las cooperativas han sido las declaraciones del presidente Macri en los últimos días, en el que tilda de “avivadas de las cooperativas eléctricas” la inclusión de estos conceptos ajenos. “Esto nunca fue una avivada, lo prorrogamos porque así nos pidieron que lo hagamos. Nosotros no tenemos problemas en hacerlo, como hemos hecho siempre, cumplir las disposiciones. Pero sí estamos sin saber a quién hacerle caso”, afirmó Binetti, y agregó que “el trato que estamos recibiendo no es el que corresponde. Tenemos que buscar una solución. Estamos en condiciones de poner en vigencia la disposición del Inaes mañana mismo, pero no de esta forma”.  

Oscar López, gerente de la cooperativa eléctrica de Olavarría, hizo hincapié en el rol que las cooperativas cumplen en cada comunidad. “Siempre hemos sido el sostén de los problemas sociales de las localidades. A nivel económico estamos mal, porque los valores agregados de distribución reconocidos en las tarifas no son los que corresponden, y considero que los mercados que nosotros cubrimos no resultan rentables, y eso se tiene que tener en cuenta. Estamos siendo objetos de un destrato que no merecemos”, afirmó.  

En este contexto, afirmó que “la solución es el diálogo.

 

“Desconocimiento”

“Da la sensación de que la gobernadora y el presidente no conocen el servicio que prestamos en lugares en los que el Estado no llega. Estamos al lado de los vecinos, en la vida de las comunidades, sobre todo las pequeñas. Nos ponen en el ojo de la tormenta y no somos nosotros los que decidimos los aumentos”, expresó Oscar Trotta, presidente de la cooperativa de Salto.  

Fue Roberto Zuccarelli, presidente de la cooperativa de Pergamino, quien le dio claridad al término “conceptos ajenos”. Resaltando que son los socios los que aceptan pagarlos y no implican una imposición de las cooperativas. Puso como ejemplo el pago de las cuotas mensuales de algunas instituciones o del bono que en su ciudad se les acredita voluntariamente a los Bomberos. “Esto facilita y asegura el cobro de, por ejemplo, clubes, instituciones sociales, bibliotecas, sepelios, y todo tipo de pagos voluntarios”, observó.  

En ese sentido, y como cierre de la conferencia, Nicolás Ambrosius de la cooperativa de Tres Arroyos afirmó que “el gran problema radica en el desconocimiento de nuestras funciones y alcances. Ayudamos a los clubes a que cobren sus cuotas. Si lo prohíben, el impacto negativo que van a generar será tremendo. Y nos lo hacen saber desde las instituciones, que no saben cómo van a sostener sus actividades o cómo van a salir a cobrar socio por socio, lo que les resulta imposible. Por eso perciben ese ingreso a través de nuestras facturas”. 

 

 

Fuente: La Voz del Pueblo