Córdoba

“La perspectiva no es buena en relación al agua”

 

Las manifestaciones del presidente de la Cooperativa de Agua Unquillo Mendiolaza, Raúl Hoya, son concluyentes sobre la situación hídrica que atraviesa hoy el corredor de las Sierras Chicas. De no llover, la Provincia extenderá el decreto de emergencia a todas las poblaciones de la zona.

 

 

La Secretaría de Recursos Hídricos de la Provincia, a cargo del ingeniero Edgar Castelló, trabaja en un plan de contingencia con los intendentes y las cooperativas de servicios públicos de las localidades que integran las Sierras Chicas para enfrentar la situación devenida de la falta de lluvias en los últimos meses.

Esta semana se decretó la emergencia hídrica en Río Ceballos y se sumará también a Salsipuedes; pero de continuar estas condiciones climáticas las localidades de Unquillo, Mendiolaza, Villa Allende, Saldán, La Calera y La Granja estarán en la misma situación.

“No se descartan cortes programados” con el fin de proteger  la fuente de producción de agua que hoy tienen las localidades desde La Calera hasta Río Ceballos, que es la Planta La Calera, afirmó el presidente de la Cooperativa de Agua Unquillo Mendiolaza, Raúl Hoya.

El sistema de provisión de agua en todo el corredor de las Sierras Chicas se alimenta de manera integrada desde las plantas La Quebrada, que se abastece del dique del mismo nombre,  y La Calera en función de las necesidades del mismo, explica Hoya. “Luego de las inundaciones de 2015, La Quebrada estaba en condiciones óptimas de producción de agua pero en poco más de un año  la situación cambió drásticamente”.  Hoy la válvula que trae agua desde el dique La Quebrada hacia el sistema está cerrada, confirma el dirigente.

“El dique La Quebrada tiene proyecciones muy malas y si no se baja la producción de agua no llega al verano en condiciones de abastecer “.  Afirman los especialistas que el norte de Córdoba atraviesa una sequía como no sucedía hace 100 años.

Según explica el presidente de la cooperativa  Unquiillo-Mendiolaza, esta crisis modificó el destino de las inversiones que la Provincia tenía previstas para optimizar el sistema de medición de cupos en cada localidad y ese dinero se destinará a llevar adelante una serie de medidas necesarias para afrontar la escases de agua. En principio, Hoya contó que la Secretaría de Recursos Hídricos trabaja para reactivar cuatro pozos, dos en Unquillo y dos en Río Ceballos, que inyectarán agua al sistema. “Si no se cuida a La Calera el agua no va a alcanzar para todos”, afirmó.

A su vez, la Provincia avanza en el diseño de ejecución del acueducto Sierras Chicas Norte, que permitirá llevar agua desde la localidad de La Puerta (cercana a Colonia Tirolesa) hacia Ascochinga, La Granja, Agua de Oro y Salsipuedes. En dos años, esta obra permitiría cerrar el corredor de abastecimiento interconectado desde La Calera hasta Jesús María.

Estas crisis hídricas deben servir para tomar conciencia de la necesidad de cuidar el recurso, independientemente de las situaciones extremas. “Es importante que se trabaje en normas constructivas desde los municipios que tiendan a optimizar el uso del agua en las viviendas como exigir sistemas de recuperación de agua de lluvia, inodoros con doble botonera, colocación de aireadores en las canillas, entre otras medidas”, resaltó Hoya.