Entrevista

“Nos preocupa otra 125 pero de las comunicaciones”

 

 

Desde Colsecor expresan su inquietud por la denominada “ley corta” que habilita el ingreso de las empresas internacionales de telecomunicaciones a dar  televisión satelital en todo el país, sin considerar las asimetrías poblacionales.

 

Las condiciones que establece el Proyecto de Ley de Fomento de Despliegue de Infraestructura y Competencias TICS para el ingreso de las telefónicas a la televisión paga a través de un servicio satelital en todo el país,  plantea una amenaza concreta para cientos de pymes y cooperativas que han sido clave en el desarrollo de sistemas de comunicación en el país.  La propuesta del Poder Ejecutivo (PEN) también establece condiciones para la compartición de infraestructura y adjudicación de manera directa de frecuencias para la empresa satelital nacional Arsat. En esta entrevista, el presidente de COLSECOR, José Lino, manifiesta  las inquietudes del sector cooperativo.   

 

¿Qué expectativas tiene el sector cooperativo vinculado a las comunicaciones ante la discusión en el Congreso del proyecto del PEN?

En general, los considerandos generales del proyecto nos parecen bien intencionados en cuanto al fomento de despliegue de infraestructura en las comunicaciones, pero sus artículos pueden tener efectos muy negativos para las comunidades donde prestan servicios las pymes y las cooperativas.  En este sentido decimos que una ley  debe generar y crear condiciones a futuro para quienes vienen desarrollando desde hace décadas servicios  de comunicación audiovisual en los pueblos. Es importante señalar que en Argentina hay 600 comunidades donde las cooperativas de servicios públicos brindan prestaciones;  entre éstas, de comunicación.

Para nosotros, así lo entendemos, esas condiciones a futuro están dadas en la necesidad de comprender las asimetrías poblacionales de nuestro país, donde una gran cantidad de pequeñas y medianas comunidades no constituyen mercados por su densidad de población. Hay 600 pueblos que hoy tienen cooperativas de servicios públicos y en gran medida no se puede definir a esos lugares como mercado, son en realidad comunidades.

Por esta misma razón fue que las grandes empresas nunca fueron a invertir a estos pueblos para darle televisión paga, internet y telefonía. En su lugar, las propias comunidades organizadas en cooperativas asumieron estos servicios que hoy podrían estar en riesgo con este articulado. Como también lo están ante la inminente aprobación de la fusión Telecom-Cablevisión por parte de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia y el Enacom.

Traigo aquí, a raíz de los cambios que fue experimentando la regulación del sector de la comunicaciones desde diciembre de 2015, una decisión del presidente Macri - plasmada en el decreto 1340 del año 2016 - donde se protegía a las poblaciones de menos de 80 mil habitantes del ingreso de las grandes empresas vinculadas a las comunicaciones. Si bien COLSECOR había requerido una protección de hasta 100 mil habitantes (ver 25 Aportes de COLSECOR), tomamos con buena intensión aquel decreto cuyo plazo vence el 1º de enero de 2019, consideramos que debe seguir teniendo vigencia.  Pensamos esto porque básicamente las condiciones de vida de nuestras comunidades no han tenido sustancialmente cambios en lo demográfico, en lo económico y en los prestadores de servicios.  Nada ha cambiado desde de la firma de aquel decreto y creemos que esas variables no se modificarán en gran medida; por eso solicitamos que esta protección de 80 mil habitantes no debiera tener fecha de vencimiento como lo fija el decreto presidencial.

    

¿Qué condiciones estarían dadas ahora para que estas concentraciones económicas vayan a ofrecer servicios ahora?

El contenido de esta “ley corta”, que posibilita beneficios directos a empresas de despliegue satelital como Claro y Telefónica de España, plantea de alguna manera que con una mínima inversión estas grandes empresas pueden llevar su servicio a todo el país, sin costo de mantenimiento, ni con el desarrollo de la infraestructura local. Está claro que se van a dedicar a vender el kit de la antena satelital en las principales ciudades de referencia del interior y lejos están de generar trabajo en las economías regionales. Esta condición difiere mucho de la infraestructura que han montado las pymes y cooperativas: los ductos, las postaciones, el tendido de fibra óptica para mejorar la prestación. Todo lo enumerado no tiene punto de comparación con un plato satelital comprado en cualquier lado.

 

Con la presentación del articulado del PEN comienza el debate parlamentario. ¿Qué pretenden las cooperativas de los legisladores?

COLSECOR,  como integración, va a dialogar con todos los representantes que conforman el Congreso de la Nación. También consideramos importante concretar entrevistas con los Gobiernos provinciales porque entendemos que de aprobarse una ley en el sentido que lo marcan los 13 artículos del proyecto, tendrá un impacto negativo en las economías regionales y los Estados provinciales no pueden estar ajenos a esta situación.

Nuestra Jornada, el 10 y 11 de mayo, será también una instancia importante para abordar el tema. Los legisladores y las autoridades nacionales vinculadas a las comunicaciones han sido invitados a realizar sus aportes. De todos modos,  estos artículos no inhabilitan la presentación de un proyecto de comunicaciones convergentes, elaborado por la Comisión especial asignada para este caso, que no ha sido presentado al Congreso todavía.

 

¿Por lo expresado, preocupa la posibilidad de que se promulgue este proyecto de ley tal como esta?

Creemos que este proyecto  como está planteado es desfavorable para el sector cooperativo pero sobre todo para los pueblos donde están estas entidades. Se debe comprender que se está afectando el desarrollo local y con esto a los habitantes que lo llevan adelante. Me atrevo a una comparación, trayendo a la memoria un episodio de la historia reciente que se vivió en muchas de las pequeñas comunidades: la resolución 125 en el año 2008. Una interpretación de aquel escenario de conflicto fue que ese proyecto afectaba a los productores agropecuarios de los pueblos en beneficio de la concentración económica de los grandes jugadores del mercado agroexportador. ¿Acaso este proyecto de “ley corta” que le da protagonismo a las empresas internacionales no estaría generando las mismas condiciones que aquella 125? Nosotros creemos que sí, que se están generando las condiciones de una resolución similar pero de las comunicaciones.

 

Aportes de COLSECOR para una LeyCom
Establecer reglas de regulación asimétrica para proteger y reforzar la economía local, la economía solidaria y las fuentes de trabajo, delimitando zonas de exclusión para la operación de servicios por parte de operadores de televisión satelital, de los operadores dominantes (con cuotas de mercado superiores al 30%) de telefonía y de televisión por cable en localidades con menos de 100.000 (cien mil) habitant