Córdoba

La resolución del ERSeP no resuelve el problema de fondo de los usuarios

 

Reunión Interfederativa | Archivo

 

Las Federaciones de cooperativas de servicios públicos  Fecescor y Face Córdoba se expresaron contra la resolución del ente de control que obliga a desdoblar la facturación de servicios. Los municipios también plantearon objeciones.

 

 

El Ersep anunció que las prestatarias de servicios públicos deberán excluir de sus facturas todos los servicios y tasas que no estén asociados al servicio en cuestión. El fundamento de la resolución 10/18 dice que es un beneficio para los usuarios.  “La determinación obedece a los múltiples reclamos de usuarios y apunta a evitar situaciones confusas que distorsionan la determinación de las tarifas y su facturación”, señaló Mario Blanco, titular del ente.

Las entidades que representan a las cooperativas distribuidoras del servicio eléctrico en Córdoba, se mostraron en absoluto desacuerdo con esta medida que no aporta una solución real al reclamo de los vecinos, que son también los dueños de las cooperativas.

En un comunicado oficial que lleva la firma del presidente de Fecescor, Luis Castillo, y de Face Córdoba, Omar Marro, las entidades describieron la situación que atraviesan las cooperativas.

La decisión del Ersep, tan difundida en los medios como una medida correctiva, no hace más que esquivar “la respuesta que requiere el mercado eléctrico cordobés”, manifiesta la dirigencia cooperativa. Desde hace tiempo, el sector que presta servicios públicos en prácticamente todo el territorio cordobés, con excepción de las ciudades más importantes y el denominado Gran Córdoba, viene solicitando la “equiparación tarifaria” a través de mecanismos que igualen las condiciones de acceso a los servicios, en particular el de la energía, entre los usuarios de superficies concentradas, como Córdoba, San Francisco o Río Cuarto, y los usuarios/dueños del resto de la provincia.

Los municipios del interior también se oponen al nuevo modo de facturación ya que esto significa que deberán dejar de cobrar en esas boletas algunas tasas y que deberán hacerlo en una emisión por separado.

Los cooperativistas describen que el costo de compra de la energía se ha incrementado en un 3.076,47% desde enero de 2015 a la fecha, producto de la disminución de los subsidios a la generación y transporte. “Por decisión del Estado Nacional, el mega watt/hora pasó de $34, en enero de 2016, a $1.080 en diciembre de 2017.

Además, los usuarios cooperativos debieron asumir el incremento de energía de Empresa Provincial de Energía (Epec),  a quien las cooperativas compran el suministro en calidad de grandes consumidores, ya que no existe una figure que las contemple como distribuidoras.  En los últimos dos años, este aumento fue del 208%, que se suma al porcentaje del 3.076,47 % por la quita de subsidios nacionales.

Con la contundencia de estos números, dicen desde Face y Fecescor, las cooperativas de usuarios “no podemos más que acompañar los reclamos de nuestros vecinos porque sus demandas no son otras más que nuestra propias carencias, compartiendo las mismas dificultades, que solamente puede encontrarse cuando usuarios y prestadores son las mismas personas”.

Las cooperativas analizan recurrir por vía administrativa la decisión del Ersep.