Consumo energético

En épocas de facturas gordas, es bueno combatir a los “vampiros eléctricos”

 

¿Cuánto consumen los dispositivos electrónicos que tenemos en un hogar? El dato lo aporta Fecescor, una de las federaciones que integra a las cooperativas eléctricas de Córdoba.

 

 

En un hogar cada vez hay más dispositivos electrónicos que marcan una tendencia en el consumo a nivel mundial. El dato no es novedoso pero ante lo cotidiano debemos observar en la caja de nuestras viviendas todo aquello que hemos ido enchufando y que se ha vuelto habitual. Pequeños y grandes dispositivos que aún en stand by siguen  haciendo girar la rueda del medidor.  

En una larga lista, hay objetos y aparatos tecnológicos que permanecen enchufados 24 horas al día. Sí, porque pocos desenchufan sus televisores cuando dejan de ver o su PC cuando ya no la usan o la cafetera o el cargador del celular una vez que la batería está full. Y hay más: cepillos para dientes recargables, relojes eléctricos, decodificadores, y más.

Como bien advierten desde Fecescor, todos estos dispositivos conectados a la red eléctrica se transforman en una suerte de “vampiros” aunque estén apagados. “Este consumo disimulado se debe a que la mayoría de los equipos están diseñados para que enciendan rápidamente y puedan programarse con varias funciones”. Tal es así que muchos utilizan los televisores como despertador. Estos usos requieren que los dispositivos se dejen enchufados en modo reposo o inactivo para cumplir otras funciones.

Quienes estudian este fenómeno, explica el artículo difundido por Fecescor, “dicen que del total de la energía que se consume en un hogar, entre un 5 y 16% se debe al consumo en modo de espera (stand by) de todos estos aparatos eléctricos. Lo que en su momento pareció una buena idea para agilizar ciertas funciones de los equipos sin necesidad de que estuvieran encendidos totalmente, hoy resulta un gasto de energía” y un mayor daño ambiental al consumir mayores recursos energéticos.

 

¿Cuánto consume los dispositivos electrónicos?

Aquí algunos ejemplos que pueden varias según el tipo de aparato electrónico.

Una notebook en uso y cargándose usa 44 vatios. En espera, 15. Apagada y enchufada sigue consumiendo 8,9 vatios. El cargador solo si está enchufado consume 4,42 vatios.
El aire acondicionado consume cerca de 1 vatio apagado.
El cargador de celular en uso gasta entre 2 y 3 vatios, pero cuando se lo deja enchufado sin que cargue nada, sigue consumiendo 0,26 vatios. 
Una estufa eléctrica encendida suele consumir 340 vatios, pero apagada y enchufada siguen consumiendo 4,21 vatios. 
Un modem de cable usa 6,25 vatios cuando está en funcionamiento y 3,84 estando apagado y enchufado. 
Y la lista sigue. Un escáner sin uso y enchufado continúa consumiendo 2,48 vatios. 
Un microondas, este es el rey, mientras cocina consume 1433 vatios. Apagado y enchufado 3,08 vatios. Pero, atención, si se olvidó la puerta abierta y sigue enchufado consume 25 vatios. 

 

Cómo eliminar estos vampiros eléctricos

Lo más evidente sería desconectarlos mientras no están en uso pero, resulta algo incómodo con algunos aparatos cuyos enchufes ni siquiera están fácilmente accesibles. Una buena recomendación es conectar algunos de estos equipos a una “zapatilla” y apagarla cuando no se usen con sólo presionar un botón. Ojo con la sobrecarga en este caso. 

Derribando mitos, los expertos indican que desconectar habitualmente los dispositivos no afecta su vida útil así que si no usas tu PC por una rato, desenchufala. El planeta y tu bolsillo te lo van a agradecer