Arroyo Algodón

“La integración nos ha permitido crecer”, señala el presidente de la cooperativa local.

Presidente y gerente de la entidad

La entidad es clave en el desarrollo de la comuna de 700 habitantes ubicada en la cuenca lechera de la provincia de Córdoba.  

 

 

 

Hace 50 años el horizonte y las expectativas eran otras, con seguridad, pero la esencia para aportar soluciones sigue siendo la misma de aquellos que pensaron cómo llevar energía para que Arroyo Algodón pudiera desarrollar sus industrias incipientes.

La historia es parecida a otras tantas de pueblos que crecieron con la llegada de la energía eléctrica, el factor que determinaba el crecimiento económico y social de un pueblo décadas atrás. Así lo imaginó un grupo de vecinos que entendió que la ausencia de una usina eléctrica en Arroyo Algodón, “un pujante pueblo ubicado en la cuenca lechera de Córdoba” – como señala en su reseña histórica la cooperativa – “no era un problema menor”.

La idea de algunos vecinos tardó casi ocho años en materializarse, esto sucedió el 14 de octubre de 1967, y don Edgar Sclaverano fue el primer presidente de la Cooperativa de Electricidad, Obras y Servicios Públicos Arroyo Algodón.

50 años después, la cooperativa sigue siendo el motor de impulso. Ahora ya no es la energía el factor central sino las comunicaciones con el resto del mundo.

A pesar de su pequeña escala, el pueblo tiene servicios esenciales para los tiempos que corren provistos por esta entidad.

“Estamos bien”, dice su actual presidente, Jorge Rodríguez, en relación a la entidad que el sábado 14 festejará con una gran cena popular el cincuentenario.

“Hace tiempo que colocamos en la zona rural postes de cemento, por lo tanto hoy casi no tenemos que hacer mantenimiento en el radio de 15 kilómetros donde tenemos este servicio”, explica el presidente. El dato no es menor teniendo en cuenta que la región  ha estado cercada por el agua en los últimos años.

Además de los servicios esenciales, la cooperativa tiene un predio con una pileta de natación, que fue creado en 1996, y los socios lo utilizan para diversas actividades deportivas y recreativas.

Como antes fue la energía, hoy gran parte del crecimiento de una comunidad pasa por la interconexión.  Rodriguez detalló que la cooperativa está asociada a otras entidades en la propiedad de un tendido de fibra óptica entre Tío Pujio y Las Piur; “eso nos ha permitido bajar el costo de los mega de Internet”.

La integración con otras cooperativas importantes de la zona ha posibilitado ofrecer el servicio de TV digital, con señales HD, al mismo nivel que el de otras ciudades grandes como Villa María, acota Jorge. “Somos 10 cooperativas las que compartimos un cabezal digital de TV que está en Las Varillas”. El actual presidente de la entidad pone en valor los vínculos y el trabajo conjunto con  otras cooperativas ya que “la integración nos ha permitido crecer. Las cooperativas no podemos dejar pasar estar oportunidades”, concluye.