Empresas Recuperadas

La fiscalía aceptó la apelación de los trabajadores del Bauen

Federico Tonarelli, Cooperativa de Trabajo del Bauen

Una luz de esperanza se abre para los integrantes de la Cooperativa de Trabajo del Hotel Bauen, luego de que la fiscal Gabriela Boquin hiciera lugar a la presentación que cuestiona la orden de desalojo del edificio.

 

 

 

La decisión de la fiscal de Cámara Gabriela Boquin es en favor de la presentación de la cooperativa que cuestiona la orden de desalojo dictada por la jueza Paula Uhalde luego de que el presidente Mauricio Macri vetara la ley de expropiación.

Dando lugar al recurso presentado por los abogados de los trabajadores, la Fiscal dictaminó que la Cámara en lo Comercial debería revocar la orden de desalojo dictada por Uhalde.  Según Federico Tonarelli, integrante de la cooperativa Bauen. "El dictamen favorable por parte de la fiscal, nos confirma lo atinado y preciso de nuestra presentación", agregó en declaraciones al diario Página/12.

Tonarelli se refiere a la apelación ante la Cámara en lo Comercial que hicieron hace algunas semanas, uno de los tres frentes judiciales en los que pelean para evitar el desalojo, que a esta altura sería ejecutado con la fuerza pública. En aquella oportunidad, el abogado Ataliva Dinani había explicado que "La Constitución Nacional en su artículo 83 prevé que los dos tercios de los diputados y senadores ratifiquen la ley vetada por Macri, pero la jueza Uhalde no esperó y dictó la orden de desalojo el 1 de marzo, cuando recién comenzaba el período de sesiones en el Congreso". Este letrado, que pertenece a la Federación de Cooperativas de Trabajadores Autogestionados (Facta) sostuvo que "la decisión de la jueza es prematura porque omite el mecanismo constitucional de ratificación de las leyes que veta el Poder Ejecutivo, y mientras la ley tenga estado parlamentario es posible volver a consensuar con los dos tercios de los legisladores. Al no respetar esto deja de ejercer un control entre poderes para cometer una injerencia en otro poder".  

La jueza Uhalde había dispuesto proseguir con los trámites de restitución del inmueble al titular de su dominio, Mercoteles S.A., porque entendió que así lo permitía el veto de Macri a la ley 27.344 que declaraba de utilidad pública y sujeto a expropiación el hotel, los muebles y bienes inmateriales que tuvieran relación con la explotación turística que allí se desarrolla. Según la magistrada, habían "fracasado los intentos de lograr una solución consensuada". Al apelar, los trabajadores argumentaron que el proceso para ratificar o no la ley vetada "se encuentra en desarrollo sin que se haya cerrado o agotado instancia alguna", y que, además, la ley había sido aprobada en ambas cámaras por amplia mayoría de diputados y senadores que siguen integrando el Parlamento.

En su dictamen, la fiscal Boquin recordó que la ley que expropió el Bauen lo hizo con la finalidad de que la Cooperativa de Trabajo Buenos Aires una Empresa Nacional Limitada pueda desarrollar su "objeto social, dar continuidad a las actividades culturales, educativas y sociales que allí se producen, y mantener su actividad productiva como fuente creadora de trabajo". Asimismo, destacó que esta forma de explotación del hotel contemplaba que una parte de sus instalaciones sea destinada a prácticas educativas laborales y la celebración de convenios con universidades públicas que tengan por objeto realizar ejercicios relacionados con las carreras de turismo, gastronomía, hotelería, cooperativismo y socioculturales, con el fin de facilitar la posterior inserción laboral de los interesados. Y disponía además que se destinaría en forma permanente al al menos el 30 por ciento de las plazas disponibles para dar cobertura a pasajeros del turismo social y a las derivaciones médicas de todo el país.

Boquín resolvió dar curso a la apelación de los trabajadores al acordar con el planteo de que "el trámite legislativo no ha culminado, por el contrario se encuentran pendientes actuaciones ante el Poder Legislativo de acuerdo al procedimiento fijado por la Constitución Nacional", por lo cual "evidentes razones de prudencia indican que la restitución debe suspenderse hasta que el Poder Legislativo se expida, para evitar crear situaciones conflictivas que pudieran afectar la paz social". Ahora, los camaristas del fuero comercial tienen la palabra final. Mientras tanto, el equipo de apoyo legal a la autogestión del Bauen apura las negociaciones para volver a contar con la voluntad parlamentaria que ratifique la norma vetada por el Presidente.

 

Fuente: Página/12