Córdoba

La Provincia aumentó el impuesto al fuego

Tras la aprobación del presupuesto general para este año, el tributo sube un 33 por ciento. Se estima una recaudación de 90 millones para el 2017.

 

El impuesto al fuego que los cordobeses pagan desde 2004 en sus facturas de energía sufrió un ajuste para este año que se calcula en un 33%. El tributo no sufría cambios desde 2010.

El aumento se aprobó el 28 de diciembre con la ley 10.410 de Presupuesto General de la Administración Pública Provincial para el año 2017, pero el dato pasó inadvertido y no fue comunicado.

Según informaron las federaciones cooperativas Face y Fecescor, fue sustituido el artículo 18 de la ley 8751, que refería al Aporte para la Prevención y Lucha contra el Fuego, y desde el 1º de enero de este año rige un nuevo cuadro tarifario.

Como la medida se conoce cuando la mayoría de las cooperativas han cerrado su facturación correspondiente a los consumos de enero, cada entidad deberá evaluar la alternativa que crea conveniente “a los fines de depositar al Estado provincial la diferencia tarifaria vigente”, explican ambas federaciones en un comunicado conjunto.

A diciembre de 2016, un usuario de energía residencial que consumía por mes menos de 120/kwh abonaba por este impuesto $0,2750. Desde enero pagará $0,3650. Para un usuario comercial la tarifa pasa de $6,30 a $12 por mes.

Las cooperativas eléctricas cobran este impuesto junto con la facturación mensual. La Epec se sumará a esta modalidad, en tanto lo venía haciendo por bimestre.

 

 

Datos

 

Por el impuesto ingresarán este año unos 90 millones.

Sólo el 10 % (9 millones), según dispone la ley 8751 que creó el fondo, se reparte entre los 174 cuarteles de bomberos de Córdoba.

Los 80 millones restantes son manejados por la Provincia en acuerdo con la federación de bomberos. En los años anteriores fueron casi 60 millones.

 

 

Adónde va el dinero

Según el secretario de Gestión de Riesgo de la Provincia, Claudio Vignetta, “se acordó con la Federación de Bomberos de Córdoba - que nuclea a la mayoría de los cuarteles - un aumento en los recursos que se les brinda.

Cada uno de los 174 cuarteles recibirá 260 mil pesos. En los dos últimos años ese envío había sido de 170 mil pesos.

Una segunda partida de dinero de 26 millones es para una remuneración mensual que cobran 324 bomberos, a modo de “becas de capacitación” y a cambio de que realicen tareas diarias de vigía y prevención del fuego en "zonas de riesgo". Cada uno recibirá este año 6.500 pesos por mes.

Estos destinos representan cerca de $71 millones de los 80 del presupuesto que maneja la Provincia.

El resto de los recursos se destina a la compra de equipamiento, renovación de vehículos, mantenimiento de aviones hidrantes, pago de pilotos y del personal propio del Plan Provincial del Fuego, más otros gastos operativos y administrativos.