Empresa Recuperada

Mielsitas vuelve a producir como cooperativa

 

 

Ochenta y ocho trabajadoras y trabajadores seguirán fabricando los productos de la firma Suschen

 

 

La fábrica de golosinas abandonada por sus exdueños en La Matanza volverá a producir de la mano de las trabajadores y trabajadores. En su mayoría mujeres, 66 de 22, fueron ellas las que encabezaron la conquista de sus fuentes laborales. Se trata de un verdadero logro, una conquista que se celebra internamente con la gratitud hacia la comunidad de la zona, organizaciones sociales y políticas. El Movimiento Nacional de Fábricas Recuperadas fue clave en el rediseño de la organización.

“Estamos en plena etapa de trámites, con la entrega de los últimos papeles para la conformación de la cooperativa”, indicó Silvia Ayala, flamante presidenta de la cooperativa.

 

En marcha

Los clásicos Naranjú y las bolsas de girasol comestible ya están nuevamente en etapa productiva, mientras esperan por la materia prima para volver a fabricar las mielcitas. El dinero que pudieron destinar a la compra de insumos surgió de festivales y de donaciones. Ya vendrá el momento de poder empezar a repartir dividendos en forma equitativa, tal cual el espíritu cooperativista indica.

 

Deudas

Los anteriores dueños de la fábrica, además de las deudas salariales y de aportes con sus empleados y empleadas, dejaron también grandes deudas en servicios y el alquiler del lugar. Las y los integrantes de la cooperativa deberán afrontar estos costos.

“De los dueños lo único que sabemos es que hay una abogada presentándose en nombre de ellos. Pero eso va por otro carril. Nosotras estamos muy entusiasmadas con la posibilidad de continuar produciendo. Es algo que nos devuelve la esperanza”, concluyó Ayala.

 

Fuente: Primer Plano On Line