Energías Renovables

Comenzó a generar el parque solar de la cooperativa de Armstrong

El proyecto que se desarrolló mediante un consorcio público-privado, apunta a la generación distribuida con energías renovables.

 

 

El 19 de septiembre de este año será uno de esos días fundacionales que las crónicas futuras rescatarán. Como hoy se recuerda en cada aniversario de alguna cooperativa eléctrica el día que los pioneros llevaron la luz a un pueblo, la inauguración de la planta solar de Armstrong será un parangón  en este sentido, cuando se hable de una cooperativa que generó energía a partir de la luz solar. Seguramente las crónicas también encontrarán otros hitos contemporáneos pero la discusión será otra.

Lo que no se discute es el paso importante que dio la Cooperativa de Provisión de Obras y Servicios Públicos de Armstrong (Celar) en Santa Fe, con el parque solar que instalaron junto con la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) y el  Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI).

Las tres instituciones integran un consorcio que aglutina al sector público y privado que de forma conjunta realizó aportes tecnológicos, sociales y económicos para desarrollar una red inteligente en Armstrong (Proyecto Piloto de Generación Eléctrica con Energías Renovables PRIER).

Ricardo Airasca, gerente de la Celar, explicó a este medio que “la cooperativa hace tiempo viene trabajando en redes (eléctricas) inteligentes” y el parque es una segunda etapa del proyecto donde “nos asociamos para acceder a un crédito del Fonarsec. Con el sector público estamos asociados  en el desarrollo, pero cada uno recibió un aporte que destina específicamente. Nosotros para los paneles en los techos y la planta solar”.

El parque fotovoltaico ubicado en el área industrial de  Armstrong generará cerca de  300 kilowatts/hora en el año. Si bien Airasca reconoce que es una porción pequeña, “si cada localidad hiciera algo parecido tendríamos menos problemas de energía. La planta para los 15 mil habitantes de Armstrong es importante”.

Con la planta en marcha viene una etapa menos visible pero más productiva que implica analizar el sistema, tarea donde tendrán mayor protagonismo los otros socios, tratando de que esto pueda ser replicado en otras localidades. “Ese fue uno de los objetivos de este esfuerzo compartido”, dijo Ricardo Airasca.

Además del parque solar, el proyecto se complementa con la instalación de paneles solares en domicilios particulares puestos a disposición de la generación de energía renovable.

 

 

Ing. Ricardo Airasca. gerente de la CELAR

 

Modelo energético cooperativo

La implementación de la planta fue más allá de la inversión y la instalación de paneles solares y se desarrolló teniendo como eje la participación de los ciudadanos. En este sentido, Airasca señaló: “nosotros no estamos inventando la pólvora con esto, lo novedoso es que realizamos talleres donde se fue informando y elaborando el proyecto a partir de lo que la gente quería”. De este modo, la comunidad se fue apropiando del proyecto. “No hay que hacer las cosas por el sólo hecho de creer que están bien y que los demás están enterados”, señaló el gerente de la cooperativa.

El proyecto del parque solar arrimó también otras ideas, dice Airasca, y anticipó en exclusiva el próximo paso que quieren dar: una planta de paneles solares con propiedad coparticipada entre los ciudadanos. La idea surgió a raíz de algunos planteos de gente que vive en edificios, con poca luz solar, y quieren poner paneles ya que la provincia subsidia a quien coloca uno de 1,5 kilo en su casa. “Vamos a trabajar, en principio, para modificar la legislación y que estas personas sean contempladas como Prosumidores (consumidores que aportan energía al sistema). Si no logramos que se acepte la propuesta, le buscaremos otra solución porque ese es el sentido de la cooperativa”.

 

Cambio de paradigma

La generación distribuida con energías renovables representa un cambio en la forma tradicional de producir y distribuir la energía. En este punto, Airasca sostiene que “algunos le temen a esto porque creen que se va a terminar su negocio, en especial las distribuidoras. Yo digo que no, que todo se diversifica y cuando viene un cambio es como cuando viene una ola, uno puede quedarse quietito o surfearla. Hay que surfear la ola y ayudar a los usuarios a que se suban”.

En el sector cooperativo, a través de las federaciones eléctricas, “estamos trabajando todos muy juntos. Creo que el cooperativismo entiende que cuando es una política a seguir, se pone a trabajar porque es lo que se viene”, concluyó el gerente de la Celar.