Aniversario

10 años de Jóvenes Solidarios

Un 19 de enero de 2007 se gestaba la semilla del grupo que a los largo de una década supo construir y sostener un espacio de participación.

 

 

Aquel lugar originario fue la localidad bonaerense de Gonzáles Moreno. Un 19 de enero, el entonces presidente de la Face Nacional, Marcelo Gallo, el tesorero de la Cooperativa Eléctrica de González Moreno, Eduardo Santos, y un numeroso de grupo de colaboradores impulsaron un encuentro que resultó la prueba piloto de los encuentro primarios de Jóvenes Solidarios de FACE.

“La idea era combinar charlas, juegos, actividades recreativas, música y compartir un día de trabajo y diversión”, recuerdan desde la propia Federación Nacional. Después vinieron los encuentros de Colonia Alpina en Santiago del Estero, los de Elena y Almafuerte en Córdoba, San Martín en Mendoza, entre otras jornadas de formación de centros juveniles en distintos pueblos y ciudades de otras provincias donde FACE tenía representación. “En ese marco se realizaron charlas y debates en escuelas, cooperativas, federaciones y confederaciones”.

En esta década, se fueron tejiendo y deshaciendo ideas en los 9 encuentros nacionales - uno internacional en 2010 en Buenos Aires -, 3 campamentos nacionales y cientos de actividades regionales y locales superando las 300 actividades realizadas a lo largo y ancho del país.

 

Los Jóvenes hicieron uso de las redes utilizándolas como medios de difusión de sus actividades.

 

El año 2012 no fue uno más, en el encuentro nacional en Villa del Dique (Córdoba) se conformó el Comité de Jóvenes Solidarios de FACE, hoy Consejo Consultivo, otorgándole a este colectivo un espacio institucional de participación que permitió consolidar el proyecto.

“En esta década pasaron decenas de coordinadores que pusieron su conocimiento, su tiempo y su espíritu cooperativo al servicio de la educación y de la juventud”, destacan desde la propia federación reconociendo el aporte de dirigentes y empleados de las cooperativas que  impulsaron los centros juveniles locales.

Un década después, el posible reconocer el trabajo y el compromiso de muchas personas que apostaron y apuestan por los jóvenes comprendiendo que allí está la semilla de la dirigencia futura. Los frutos hoy comienzan a verse.