Tecnología

En Isla Verde usan un drone para inspeccionar líneas rurales bajo agua

La experiencia la está llevando a cabo la Cooperativa Eléctrica local. “Principalmente apuntamos a la seguridad del personal”, dice el gerente Hernán Manceñido.

 

Isla Verde es una localidad del sureste cordobés que se encuentra entre los pueblos afectados por las inundaciones de los últimos meses. Rodeada de agua, la comuna ha atravesado situaciones críticas ante el avance de una laguna que se formó en un sector deprimido.

El agua y las napas elevadas prácticamente hacen intransitables algunos caminos rurales donde la cooperativa tiene parte del tendido eléctrico. Sobre una extensión de 500 kilómetros de líneas eléctricas, un 30% están bajo agua. Esta situación motivó que desde la entidad se pensara en alternativas para acceder al lugar cuando se presentaban inconvenientes en alguna línea. En ese paneo apareció la opción de utilizar un drone.  

“Con el agua a las rodillas transgredís todas las normas de seguridad eléctrica, pero al servicio hay que darlo”, dice el gerente Hernán Manceñido. “Hay sectores donde no sólo es dificultoso llegar sino inseguro para el personal que a veces tenía que caminar 2.000 metros en el agua y cuando llegaba resulta que ni siquiera el problema estaba ahí”.

Buscando alternativas empezaron a evaluar la posibilidad de utilizar drones, que si bien “no son baratos”, dice Manceñido, en la ecuación terminan siendo una solución en varios aspectos. “Es ahorro de tiempo, de vehículos pero sobre todo seguridad para el personal”.

Por el momento, están experimentando el uso de esta tecnología, aprendiendo a volarlo y haciendo relevamientos. Maceñido destaca que la herramienta le sirve al personal técnico, “pero también a la gerencia y al consejo porque nosotros no sabemos cómo están las líneas, salvo por las descripciones de los operarios. Acá te permite un pantallazo de las situaciones y los trabajos que se están haciendo”.

Desde la cooperativa contaron que para maniobrar el artefacto fue necesario sortear algunos problemas porque la electroestática afecta su estabilidad. Para evitar estos inconvenientes, se debe volar a una distancia de 30 metros en horizontal.

El drone tiene un recorrido de 6 km y durante la inspección si hay señal permite ver en tiempo real los problemas de alguna línea y grabar. Sólo requiere de un celular o una Tablet.

Para noviembre, la cooperativa tiene previsto una capacitación con otras cooperativas para mostrar el funcionamiento.