Un proyecto de ley atenta contra las cooperativas en la provincia de Buenos Aires

El proyecto de ley impositiva 2017 desconoce la naturaleza del acto cooperativo, reconocido por ley en 2005, y pretende establecer una simple exención sobre los Ingresos Brutos. Las tres Confederaciones en alerta.

La luz de alarma se encendió en todo el movimiento cooperativo luego de conocerse que el proyecto de Ley Impositiva 2017 en la provincia de Buenos Aires pretende reemplazar, para todo tipo de cooperativas, la no sujeción de las operaciones que realicen con sus asociados por una simple exención en el impuesto sobre los ingresos brutos.

Esta iniciativa va en contra de la constitución provincial, que en su artículo 41 "fomenta la organización y desarrollo de cooperativas y mutuales, otorgándoles un tratamiento tributario y financiamiento acorde con su naturaleza".

En línea con el texto de la Carta Magna, la Legislatura aprobó por unanimidad en 2005 la ley 13.360, que entre sus disposiciones instituye la no sujeción en el impuesto sobre los ingresos brutos de los actos cooperativos, es decir, las operaciones realizadas entre las cooperativas y sus asociados en el cumplimiento del objeto social y la consecución de los fines institucionales.

Por eso, las entidades representadas por la Confederación Cooperativa de la República Argentina (Cooperar), la Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro) y la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo (CNCT) advirtieron a los legisladores que "resulta manifiestamente inconstitucional" la propuesta de modificación de los artículos 125 y 128 (inciso f) de la Ley Impositiva, y reclamaron mantener la legislación vigente de acuerdo con el artículo 186 (inciso f) del Código Fiscal.

Durante la anterior gestión, el Poder Ejecutivo provincial había intentado en tres oportunidades (octubre 2011, abril 2012 y octubre 2014) transformar en exención la no sujeción del acto cooperativo en el impuesto sobre los ingresos brutos. Ninguno de esos intentos tuvo éxito porque los legisladores fueron conscientes que se pretendía vulnerar un precepto constitucional.

 

"La actividad de las cooperativas es en esencia una prolongación de la actividad de sus asociados, una actividad común de todos ellos que se unen para dar a su acción la potencialidad del conjunto y obtener así lo que individualmente no pueden alcanzar o les representa un mayor costo, un mayor sacrificio". (Fundamentos de ley 13.360, 2005)

"Los actos que las cooperativas realizan con sus asociados poseen una naturaleza jurídica peculiar, no pueden reputarse como operaciones de mercado, ni contratos de compraventa, y no son, en consecuencia, susceptibles de ser identificados con un contrato civil o comercial". (Fallo de la Suprema Corte de Justicia de la provincia de Buenos Aires, 18 de agosto de 1981)