El Bauen

Solo una pequeña pausa

 

“Nos vamos, pero ya estamos llegando”, afirmaron al prometer que encararán otro proyecto con el Espacio Cooperativo Bauen

 

Después de 17 años funcionando en Callao 360, los trabajadores confirmaron que el Hotel Bauen cerró definitivamente sus puertas. A lo largo de todo ese tiempo, pudieron resistir a varias crisis económicas y a diversos intentos de desalojo. Sin embargo, el parate obligado por la pandemia de coronavirus los dejó sin opciones. “Nos vamos, pero ya estamos llegando”, afirmaron, al asegurar que “dejamos el hotel y nos llevamos el Espacio Cooperativo BAUEN”, con el que emprenderán otro proyecto. “Acá no termina nada, acá empieza todo”, prometieron.

“Podrán pasar mil años, verás muchos caer, pero si nos juntamos, no nos van a detener”. Así, citando parte de la letra de “Donde las águilas se atreven”, un clásico de la banda de rock Ataque 77, comenzaron la carta que publicaron en el diario Tiempo Argentino a modo de despedida.

 

 

“Durante 17 años enfrentamos muchas adversidades. Superamos todas. Hemos luchado con alegría, agradecidos de experimentar esta pasión colectiva. En nuestro querido Bauen hemos trabajado, nos hemos abrazado, reído, llorado, fuimos desdichados y felices. Ninguno de nosotros y nosotras elegiría otro modo de atravesar estos últimos 17 años”, dice la carta.

“Desde el 2003, cuando nos hicimos cargo del hotel, atravesamos varios intentos de desalojo. Sufrimos múltiples clausuras y presiones de todo tipo. Vivimos una gran decepción cuando el expresidente Mauricio Macri vetó la ley de expropiación aprobada por ambas cámaras luego de años de militancia junto a una larga lista de organismos de DDHH, movimientos sociales, empresas recuperadas, partidos políticos, organizaciones sindicales, multisectoriales, cooperativas, mutuales, diputados y senadores nacionales”, rememoran las trabajadoras y los trabajadores del Bauen.

Luego los trabajadores recordaron la interminable lista de artistas y políticos que han pasado por  sus instalaciones y algunos de los objetivos sociales que se propusieron y lograron cumplir: acuerdos con gobiernos provinciales para alojar argentinos y argentinas con necesidad de tratamientos médicos en la Ciudad de Buenos Aires, creación de espacios para la difusión del cooperativismo, la hotelería y la gastronomía, colaboración para la formación de cooperativas, federaciones y confederaciones, facilitar habitaciones y salones a la comunidad a los sectores de menores recursos y a las empresas recuperadas de todo el país, generar un espacio cultural alternativo en el centro de la Ciudad, etc. 

“En estos 17 años superamos todo tipo de adversidades. Hemos sido acompañados por todos los que sienten que en el BAUEN se puso en práctica la construcción colectiva, la inclusión de género y de las diversidades, un espacio espejo de las luchas sociales. No hemos podido con la pandemia. Esa furia invisible que afecta a millones de personas en el mundo también nos afectó con la paralización total de nuestros servicios”, lamentaron posteriormente, explicando la razón del cierre.

Sin embargo, los trabajadores del Bauen prometieron volver. “Hacemos una pausa que será pequeña. Vamos a revivir el mundo social, político y cultural que latió en las paredes del Bauen en otro rincón de nuestra ciudad. Esta experiencia de 17 años está en su mejor momento: confiamos en la sensibilidad del gobierno y en su ayuda para seguir con el proyecto que expresamos”, expresaron, pidiendo la asistencia del actual Gobierno, que encabeza Alberto Fernández.

“Ya lo afirmó el inmortal Aníbal Troilo: ‘Alguien dijo una vez que yo me fui de mi barrio. ¿Cuándo? ¿Cuándo?...si siempre estoy llegando’. Nos vamos pero ya estamos llegando. Gracias por tanta ayuda, solidaridad y amor en estos 17 años”, concluyó la carta.

 

Solo una pequeña pausa.