Por Roxana González

Cómo funciona la multimillonaria industria de los datos

En el mundo se producen a diario 2,5 trillones de bytes de datos. Y el 90 por ciento de esta información fue generada apenas en los últimos dos años. Más sorprendente aún es pensar que esa cantidad de bytes irá incrementando de la mano del uso de los celulares, computadoras y el enorme mundo de dispositivos conectados como televisores, relojes y parlantes inteligentes.

 

Por Roxana González / Periodista

 

En este universo en expansión, los líderes son aquellos que pueden sacarle provecho a esos datos. Ocurre que el 80 por ciento de esa información que navega por la web no está estructurada: proviene de likes en Facebook, comentarios en redes y opiniones en foros.

El verdadero desafío para las empresas es contar con aplicaciones que les permitan ordenar y comprender esos bytes que conforman la big data para crear valor. En la actualidad, hay algunos gigantes tecnológicos que ya cuentan con ventaja porque vienen sacándole provecho a esa información hace años.

Google, por ejemplo, sabe sobre los gustos e intereses del usuario a través del historial de navegación en Chrome. También conoce los lugares que más visita o los recorridos habituales por medio de Google Maps. Si bien el usuario puede usar buscadores privados como Duck Duck y deshabilitar el recorrido de Maps, lo cierto es que muchos cibernautas no hacen uso de esta opción y aún cuando lo decidieran hacer ahora, la compañía ya lleva años recopilando sus datos.

De hecho, esa información que recopila el sistema puede resultar de utilidad para el usuario porque en función de eso recibe sugerencias de búsqueda, por ejemplo. Las estadísticas no dejan lugar a dudas: según un informe de la Global Alliance of Data-Driven Marketing Associations (GDMA, por sus siglas en inglés) y Amdia, el 54 por ciento de los argentinos está dispuesto a ofrecer sus datos personales a cambio de ciertos beneficios. Se puede decir que hay una suerte de contrato virtual entre las dos partes: cada quien recibe algo a cambio.

En el caso de Google, por ejemplo, ese beneficio se traduce en un importante rédito económico. El año pasado la compañía tuvo una facturación total de 110.000 millones de dólares de los cuales 95,4 mil millones corresponden a ingresos por publicidad, según datos de Statista.

Facebook tampoco se queda atrás. La plataforma registra cada like, actividad y anuncios vistos por sus usuarios. Es una de las redes sociales más populares de la actualidad y, más allá del golpe que sufrió tras el escándalo de Cambridge Analytica, sigue siendo un espacio virtual de referencia para los anunciantes. De hecho, el año pasado la empresa facturó casi 40.000 millones en materia de publicidad, lo cual representa el 98 por ciento de sus ingresos.

Hace poco tiempo, Wall Street Journal publicó que la plataforma había contactado a diferentes bancos y entidades financieras para pedirles datos de usuarios. La compañía, sin embargo, salió a desmentir esto.

“Al igual que muchas empresas en línea con negocios comerciales, nos asociamos con bancos y compañías de tarjetas de crédito para ofrecer servicios como chat de clientes. La idea es que la mensajería con un banco es mejor opción que la espera telefónica, y para activar esta experiencia, el usuario deberá dar su consentimiento expreso. No estamos utilizando esta información más que para permitir este tipo de experiencias, ni para publicidad ni cualquier otra acción. Una parte fundamental de estas asociaciones es mantener segura y protegida la información de las personas", publicaron en un comunicado.

Twitter, por su parte, facturó por publicidad más de 3.600 millones de dólares el año pasado. En el caso de Apple, a diferencia de los casos anteriores, la mayor parte de sus ingresos vienen de la venta de iPhones, en primer lugar y luego de la publicidad.

Al hablar de gigantes tecnológicos no se puede dejar de lado a Amazon. De acuerdo con la consultora eMarketer la compañía facturó 1800 millones de dólares en publicidad digital. Y si bien está bastante por detrás de compañías como Google y Facebook, según esa consultora tiene chances de convertirse en la tercera gran fuerza dentro del rubro publicidad digital. 

La empresa, sin dudas, está interesada en avanzar en este segmento. En septiembre de 2017 anunció que su sede de Nueva York pasará a dedicarse exclusivamente al desarrollo de publicidad. Claro que éste no es el único sector que viene desarrollando la empresa de Jeff Bezos: sus servicios en la nube, Whole Foods, la plataforma de streaming Prime Video y la entrega de productos a domicilio (que ahora busca extender a terceros) son algunos de sus negocios más exitosos.

Y no hay que olvidarse de que tiene una línea de créditos para sus clientes. Como si eso fuera poco, en enero de este año anunció que se asociaría con JP Morgan Chase y Berkshire Hathaway, del multimillonario Warren Buffett, para crear una empresa de cuidados médicos exclusiva para sus empleados estadounidenses.

¿Qué tienen que ver los datos de los usuarios con todo esto? Mucho. La información permite apuntar con precisión los anuncios, sugerencias y la publicidad. Sirve para entender al cliente, para saber qué ofrecerle. También para saber cómo captar, con efectividad, su cada vez más dispersa y escasa atención.

En este contexto, en el último año se afianzaron muchas empresas que ofrecen big data como servicio. Esto es cuando una herramienta estadística es utilizada para entregar información a un proveedor externo. Es lo que le permite a las organizaciones comprender y obtener conclusiones a partir de una gran cantidad de información. Hoy en día es cada vez más necesario para no quedarse atrás en la competencia digital.

En el mercado, este tipo de servicios está creciendo porque se requiere, cada vez más, contar con la capacidad de analizar datos para lograr objetivos y seguir creciendo. En este segmento, las compañías que lideran el juego son IBM, Oracle, Microsoft, Amazon Web Services, Google, SAP, Cazena, Arcadia Data, Data Torrent, DataHero, Hewlett Packard, Teradata Corporation y SAP, según el último informe de la consultora Market Search Future.

Los líderes del ciberespacio son aquellos que saben sacarle el jugo a esos miles de millones de terabytes de información: los que con ayuda de algoritmos interpretan esa información y generan valor con ella.