Por Néstor Piccone

PABLO, prohibido no conocerlo

 

Por Néstor Piccone | Periodista y psicólogo 

 

El reconocimiento de la realidad de los chicos autistas se hace visible desde los primeros minutos de Pablo, un trabajo que Nat Geo Kids comenzó a emitir diariamente desde el lunes 23 de abril.

 

 

Pablo es único…diferente al mundo ve” dice la canción de la serie.

En Argentina se incluyen dentro del autismo 440.000 personas.

Las disciplinas médicas, psiquiátricas y psicológicas tienen diferentes formas de analizar el fenómeno del autismo. Para algunas se trata de una suma de síntomas que se agrupan bajo lo que se denomina TEA, entendido como el Trastorno del Espectro Autista.

 

Cada uno ve al mundo de una manera distinta.

Y la misma ciencia, casi sin darse cuenta, asume como propio el autismo. Son pocos los que se atreven a trabajar interdisciplinariamente y de esa manera abordar un fenómeno buscando una síntesis desde las distintas perspectivas surgidas de las diferentes formaciones teóricas.

Debo decir que la mirada psicoanalítica es la que más se acerca, no sin críticas seguramente, a la forma en la que este comunicador elige para aproximarse a los fenómenos de la vida.

 

Pablo ve el mundo a su manera.

Y la serie de origen irlandés, así lo muestra. Originalmente exhibida en la señal Cbeebies de la BBC inglesa, el proyecto se realizó con niños autistas. Ahora Nat Geo Kids realizó el doblaje con la participación de 10 niños y jóvenes con trastorno del espectro autista y sus familias.

 

Pablo es universal.

Pablo, que es un niño real, enfrenta cada problema que se le presenta: una fiesta, una comida, una salida al supermercado o el ruidoso andar de un camión recolector de basura, apelando a sus crayones.

Así la serie, en poco más de 10 minutos, pasa del mundo real al juego de construcción del pensamiento de Pablo utilizando el dibujo animado. Un dibujo hecho con crayones, en el que el armado de la idea del niño verdadero surge del juego del niño-dibujo a través de la animación de un mono, una jirafa, un pájaro, una llama, un dinosaurio y un ratoncito.

 

Un capítulo, una idea, una forma autista de pensar.

El psicoanálisis desde Freud a Lacan y sus seguidores más modernos tiene como meta hacer que cada uno pueda encontrarse con su propio sujeto. Y por principio no considera a ninguna persona como objeto. Es por eso que no retrocede ante las dificultades que el autista tiene para contactarse físicamente con los otros, para comprender las cosas y sucesos que pasan a su alrededor; y, lo que es más importante (el atractivo principal de la serie) es el camino que elige para pensar y pensarse a sí mismo, a través de palabras pero también de olores, colores y formas. Su comida puede no ser tal si no tiene la forma de un triángulo.

Pablo nos permite adentrarnos en una forma de pensar el mundo que no es patológica, enferma o anormal sino que es única, distinta. Tan válida como la de cualquier otra persona, ya que el fenómeno del autismo no es sólo de los niños.

 

Cada autista es único y diferente el mundo ve.

La Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el 2 de abril como el Día Mundial de la Concientización del Autismo. En el año 2008 entró en vigor la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, reafirmando el principio fundamental de los derechos humanos universales. A pesar de que muchos gobernantes y sistemas económicos se rigen por el principio no declarado de la exclusión, la discriminación y la estigmatización; las Naciones Unidas, conformada por seres humanos designados por los gobiernos de esos mismos países que promueven guerras, asesinan u ocupan territorios ajenos; aunque parezca mentira (y solo por momentos) se acuerdan de la diversidad y la inclusión. Y resuelven la instalación de estos días para reflexionar sobre las minorías.

Pablo es una serie que acierta. Su construcción surge de un trabajo interdisciplinario que incluye a los niños autistas. La versión latinoamericana se hizo con voces de chicos de la región. El doblaje lo realizó un niño colombiano y fue así que las organizaciones de padres -ocupados por difundir y concientizar sobre el autismo- encontraron un formato que los incluye, que les permite hacer conocer desde adentro y no desde fuera a los sujetos involucrados.

La difusión del estreno de Pablo por NGK tuvo una original y amplia cobertura. El fin de semana anterior al estreno, las publicidades de los entretiempos de la Superliga de Fútbol incluyeron, en forma destacada, los dibujos animados de la serie. Una propuesta inusual que tal vez no tuvo el eco mediático que se merecía.

De todos modos todavía estamos a tiempo. La serie está disponible en la APP de FOX a través de COLSECOR Play. Es una serie que debería tener difusión en los distintos niveles de enseñanza escolar. Seguramente la detección de este fenómeno sería más rápida y saludable.

Las nuevas pantallas y la posibilidad de ver contenidos bajo demanda a veces nos dan estas lecciones de vida; es cuestión de aprovecharlas.