Turismo

El museo como experiencia ciudadana

En Coronda se promueve un concepto revolucionario.

 

 

Por Néstor Piccone

 

Coronda es conocida por la producción de Frutilla, es más, podemos convenir que Coronda  le puso nombre y apellido a la frutilla Argentina.

Esta ciudad, a pesar de lo que la historiografía oficial promueve fue la cabecera de playa de los conquistadores españoles que ingresaron al continente americano por el río de la Plata.

De todos modos hay que reconocer que actualmente Coronda aporta  400 mil hectáreas para la producción de la frutilla, su tierra, bien arcillosa, garantiza un producto que día a día tiene más adherentes en el país y en el mundo.

Pero hay un dato que no debería pasar desapercibido: Coronda tiene 352 años de existencia y hunde sus raíces en el descubrimiento del sur de América. A la vera del río, un brazo del Paraná, se fundaron las dos primeras poblaciones de lo que muchos años después sería el Virreinato del Río de la Plata.

Esa tierra arcillosa y las islas que están en la desembocadura donde el Carcarañá vuelca sus aguas en el Paraná, son la cantera oculta donde día a día aparecen reliquias de un pasado que interpela  nuestro presente.

El Museo Municipal  José Manuel Maciel  es pequeño en cuanto a tamaño, pero grande en el desafío que le imprime su director,  el joven Fernando Roggero, profesor de historia, portador de un concepto revolucionario en la definición de la construcción y expresión de los museos.

Los primeros habitantes de Coronda (como el de todas las ciudades y pueblos) fueron los pueblos originarios. Ellos ocupaban nuestros territorios desde por lo menos dos mil años antes de la llegada de los europeos.

El Museo Municipal intenta recoger toda esa riqueza arqueológica e histórica y ponerla en juego abriendo a la participación de los ciudadanos y de los visitantes.

Para lograrlo el museo se vale de lo que exhibe en sus vitrinas y espacios como por las actividades que desarrolla incorporando distintas miradas: la antropológica, la histórica, la de ciencias naturales y la artística.

Según cuenta Roggero, el Museo Municipal  está realizando  actualmente excavaciones arqueológicas con el objeto de investigar y conocer más sobre esos antiguos pobladores.

También se puede encontrar en las islas aledañas y en los terrenos, vestigios de lo que fueron los primeros intentos de la toma de posesión de las tierras por parte de los conquistadores. Desde el Museo se recuerda que además de los primeros fuertes, el Sancti Spiritus y Corpus Christi en, en Coronda se construyó la primera capilla de la religión católica.

Es apasionante conocer el planteo del Museo. “La gente estaba acostumbrada a llevar a la sede municipal los trozos de cerámicos, metales, y hasta restos humanos que encontraba a la vera de los ríos,” cuenta Roggero. “Pero en los últimos tiempos –aclara-  la recomendación es que no se levante nada del lugar donde se encuentran los vestigios, porque es tan importante para la investigación el residuo como el contexto en el que se encuentra.” Por ese motivo se capacita a los guías de pescadores, a los pescadores y al corondino para que ayuden al Museo a localizar vestigios sin moverlos. “Es importante no avanzar en excavaciones sino proteger los lugares”, confirma el director.

De todos modos en la sede del Museo se pone en juego la creatividad del visitante imaginando costumbres, prácticas y creencias  a partir de restos de cerámica,  puntas de flecha, asas, boleadoras, apéndices zoomorfos, vasos campana y marcas funerarias.

Por su ubicación geográfica, Coronda fue testigo de numerosos hechos históricos, fundamentalmente de los enfrentamientos  entre porteños y Federales. Justo José de Urquiza eligió este lugar para realizar el cruce del Paraná con el Ejército Grande rumbo al enfrentamiento con Rosas en la Batalla de Caseros en 1952. Por su cercanía y las dimensiones del río Paraná, el cruce se realizó desde la actual ciudad entrerriana de Diamante a la actual Coronda, en la provincia de Santa Fe.

El Museo Maciel  sirve para comprender como afectan las vías de comunicación a la actividad económica. Como lo muestra la historia, los ríos eran los que ordenaban la vida y allí el movimiento  portuario era clave, pero la aparición del ferrocarril puso a Coronda en crisis. Y según relata Roggero, el Maciel describe esa realidad con la mirada puesta en la experiencia de los distintos sectores sociales.

 

DON SEGUNDO SOMBRA Y ALFONSINA STORNI

El Museo permite recorrer momentos de alegrías, tristezas y también de poesía. Letra de Ricardo Güiraldes en Coronda está la certificación de que  “Don” Segundo Ramiro Sombra nació  en la ciudad en 1853, tal como lo certifica el acta de matrimonio.

Alfonsina Storni  también escribió una página en la historia de la ciudad ya que trabajó como preceptora en la Escuela de Maestros Rurales fundada en Coronda para toda la región santafesina, otro hecho clave en la historia de la formación docente.

Fernando Roggero entiende que el Museo debe expresar las vivencias de los habitantes de la ciudad y la región de acuerdo al lugar que desempeñen en la sociedad, sean que expresen a los sectores más pudientes como a los más vulnerables. 

Estudioso del rol de los museos, Roggero, propone hacer del Municipal de Coronda una experiencia social que incida además en el debate el derecho ciudadano a conocer el pasado

“En los últimos años se produjo un importante cambio de paradigma en la forma de construir el discurso y los guiones en los museos, esto se ve con mayor fuerza en los museos pequeños, es decir en aquellas instituciones de ciudades chicas o medianas. Este cambio está relacionado con una nueva concepción de los  museos y del patrimonio. De aquellas valoraciones puramente estéticas se está virando a valoraciones de orden científicas y sociales en las que lo estético pasa a ocupar un rol secundario.

Y un concepto interesante que deja hacia quienes se acerquen al Maciel y es que “Este cambio de paradigma implica un cambio en los visitantes o en lo que los visitantes irán a buscar.”

 

DATA CLAVE

El Museo Municipal José Manuel Maciel fue fundado en 1982.

Está emplazado en la esquina de Sarmiento y 25 de mayo. La construcción que data de 1870 fue la casa donde vivió Maciel, quien fuera estanciero y Jefe Político de la ciudad.