Turismo

El Rosedal: Un museo popular en Simoca, Tucumán

"Carretas cañeras cruzan la laguna", canta el Chango Rodrí­guez en su zamba y con ese verso dispara imágenes De Simoca para ilusionar y apurar una visita de quienes todavía no lo conocen.

 

Por Néstor Piccone (*)

 

El nombre Simoca viene del quichua shi mu kai. Y el significado no es más que una descripción del lugar y sus pobladores: tranquilo y humilde. Una historia que hicieron aquellos que se acercaron, tentados por una Feria de intercambio de mercancí­as que ya tiene más de cien años.

 

Un atípico museo centraliza la atención de los visitantes, es El Rosedal.

 

Reconstruido por la mano y la imaginerí­a de don Esteban Lito Ledesma, El Rosedal resume en su techo, pisos y paredes la historia de un pueblo que nació como posta y lugar de intercambio de productos de toda la región noroeste del paí­s.

 

Allí­ criollos, españoles, sirios y libaneses fueron dando forma a lo que hoy es un recuerdo de épocas pasadas; en un barrio, La Hilacha y un salón llamado El Rosedal.

 

Simoca fue un lugar en el que comerciantes y pequeños productores, nativos y migrantes fueron construyendo una Feria única en el paí­s.

 

La zafra y la caña de azúcar rodean Simoca. Y la definen serpenteados caminos por los que sólo pueden transitar carros pequeños más conocidos como sulkys.

 

 

Simoca se ha ganado dos fechas en el calendario de Fiestas Nacionales, uno por su Feria y otra por ser considerada la Capital del Sulki o para usar las palabras del Chango Rodrí­guez del carrito cañero.

 

Los sábados del mes de julio se recrea la Feria histórica. Y es en el mes de noviembre que los carros cañeros se lucen en la Fiesta Nacional del Sulky. Un carro que, derivación de las carretas y diligencias allá por 1880 en la zona de Tucumán, facilitaron el transporte de la caña, el carbón y otros enceres necesarios para la vida en los cañaverales. La necesidad de trajinar los serpenteados caminos entre cañaverales, los formatos de carros más grandes se redujeron y dieron origen al sulky.

 

Simoca es una zona cuya ruralidad reconoce más de 450 caminos, sólo aptos para esta adaptación criolla de carreta, que -hasta no hace muchos años- llegó a convocar a más de 6.000 vehí­culos similares.

 

En el museo El Rosedal vive uno de los 3.000 sulkys de los que se lucen en la Fiesta Nacional.

 

Pero hay más. El Museo exhibe surcadoras, rastros, morteros, una piedra de molino arenero y, al decir de Esteban Ledesma, la olla de locro "más grande del país".

 

En El Rosedal también se guardan monturas y aperos para montar, pero también una hermosa colección de tabas; un viejo mostrador de madera, una vieja heladera a kerosén, banquetas altas de hierro y hasta un centenario catre de tiento. Guarda vajilla enlosada del siglo XIX amojonando los tiempos fundacionales del Tucumán.

 

El Rosedal es el corazón de una Feria que se recrea todos los sábados y puede ser una excusa para degustar los platos de una gastronomí­a en la que sobresale el misterioso Pastel de Novia, o los más conocidos rosquetes de anís, empanadas jugosas con carne de matambre y tamales regados con vino y cerveza.

 

 

El Museo es además peña folklórica y allí­ se renuevan los homenajes a los simoqueños y tucumanos ilustres. Lito Ledesma, historiador, periodista, poeta y hacedor cultural, junto a otros intelectuales ha emprendido una cruzada para recuperar la figura de lo que para ellos es la máxima figura de la historia tucumana: Don Bernabé Araoz, dos veces gobernador y protagonista de la luchas por la construcción de la nación y en ella de la identidad tucumana.

 

En el gran escenario del Museo, se estrenó el Himno a Simoca un memorial cantado y musicalizado que hace honor a Simoca, su Museo y a Bernabé Araoz. Canciones que se han hecho conocer en la mismísima Casa de Tucumán o Casa de la Independencia, metida en el corazón de la capital de la provincia.

 

El Rosedal ya cumplió 70 años con el atractivo adicional de guitarras que encienden taquiraris, chacareras y cacharpayas, una caricia para la memoria.

 

(*) Periodista y licenciado en psicología