Editorial

Editorial: ARSAT y COLSECOR

A principios de octubre nuestra integración cooperativa COLSECOR ha celebrado la firma de un convenio con la empresa Arsat del Estado Nacional.

 

*Editorial- Colsecor Revista

Consideramos que es un acuerdo muy importante donde es digno de destacar  el trabajo que está realizando la empresa pública al iluminar una red de fibra óptica que estuvo mucho tiempo instalada sin que se pusiera en marcha en gran parte del vasto territorio del país.

Con el consenso logrado entre ambas entidades hemos garantizado que muchas localidades que estaban aisladas en términos de comunicación convergente, tengan la posibilidad de adquirir banda ancha con una estandarización de precio justo y razonable. Estábamos en un mercado voraz donde el costo de los accesos a la conectividad era muy preocupante dado que generaba condiciones de real exclusión para gran parte de la ciudadanía del país en la Argentina tierra adentro donde se desempeñan con su labor las cooperativas de servicios públicos.

Hay regiones del país donde la densidad de la población es significativa. Allí impera la competencia porque los costos de amortización de las inversiones son de más fácil recupero por la rentabilidad conseguida en un mercado robusto de usuarios de los servicios de internet. Pero también hay otras realidades: aquellas que se encuentran en las pequeñas comunidades donde los precios son mucho más elevados. La inequidad ciudadana se materializa porque primero se conforma una inequidad federal. Eso está claro. Pero cambió la composición de esa situación que aparecía como inmodificable por las variables permanentes que marcaban las conductas de las grandes empresas de telecomunicaciones. El cambio vino a partir de que la empresa Arsat comenzó a trabajar firmemente para dar soluciones a este real problema. Así, muchas empresas dedicadas a la interconexión decidieron reordenar sus políticas de precios excesivos que estaban cobrando.

Es muy valioso este contrato entre Arsat y COLSECOR porque ya hay una demanda cierta de muchas cooperativas en zonas donde va a llegar  la Red de Fibra Óptica (REFEFO). Es decir, se abren posibilidades de desarrollo concreto con estos servicios, lo que redunda en efectos sumamente positivos para las empresas solidarias que integran a COLSECOR. Vale destacar que ambas medidas realizadas en la gestión del presidente de Arsat, Dr.  Rodrigo De Loredo, representan para el sector de la economía solidaria un paso en la efectiva integración federal y una política pública que genera condiciones para el pleno ejercicio de los derechos a la información y la comunicación de millones de argentinos. Un 30% de la población en el 70% del suelo de la República.

Al momento de la firma del contrato, el responsable de la empresa de comunicaciones más importante del país manifestó que este convenio “es una muy buena noticia para Arsat, será uno de los principales contratos que va a tener la empresa en su extensa red de fibra. Por un lado, desde una perspectiva que hace a su sostenibilidad, que debe estar atenta a las ecuaciones comerciales que una empresa pública tiene que preservar para poder sostenerse financieramente y evitar el financiamiento de sus planes de inversión y desarrollo con aportes del tesoro. Por otro, este acuerdo es fundamental porque ayuda al cumplimiento de los objetivos públicos de Arsat. Definimos este proyecto como cooperativo, toda vez que necesita de  entidades de las características de las asociadas a COLSECOR que llegan a las últimas millas, a los consumidores finales”.

De Loredo sostuvo además que “Arsat es un carrier de carriers, un mayorista, y necesita acercar esta oferta que antes no se encontraba en el mercado y que procura cubrir la brecha digital en Argentina. Necesitamos el compromiso de las cooperativas y pymes para conectar la mayor cantidad de localidades posibles en el menor plazo que se pueda, porque no hay tiempo que perder. Con COLSECOR, que nuclea a más de 200 cooperativas y Pymes, trabajaremos para lograr este objetivo. En este contrato hay un compromiso de conectar como mínimo a 50 localidades. Estamos convencidos de que será una destacada ayuda para concretar nuestro objetivo de conectividad de 1300 localidades en los próximos dos años”.