Leche herbida

En los tambos la ecuación económica no cierra. Reciben por un litro de leche menos de lo que les cuesta producirla. El principal reclamo de los productores es la intervención en la cadena láctea para un reparto más equitativo de la renta.

* Revista COLSECOR, septiembre de 2016

 En los últimos meses escuchamos historias de productores tamberos que cerraron sus establecimientos en la principal cuenca lechera latinoamericana, que abarca el este de Córdoba y oeste de Santa Fe. Muchas de esas tranqueras tal vez no se vuelvan a abrir. La última inundación que sufrió esta región productiva del país en abril, terminó con la agonía de este sector del campo postergado por las políticas agropecuarias.  

Fue el propio ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, quien admitió  que el problema de la lechería es actualmente "el más urgente" dentro de su sector, y admitió que "cuesta resolverlo".

De los 10.000 tambos registrados en el país, en los últimos años han cerrado más de 400, confirman quienes están vinculados al sector. “Y esta cifra va a seguir aumentando”, explica el ingeniero Raúl Druetta, jefe del INTA Brinkmann (Córdoba).

El cierre de tambos tiene un alto impacto en las economías regionales con efectos negativos sobre el empleo, ya que es la actividad rural que mayor cantidad de trabajadores demanda. Según aportes de  la Federación Agraria Argentina (FAA), en Santa Fe hay más de 4.000 tambos distribuidos en 200 localidades que generan cerca de 9.000 puestos de empleo.  

Desde la Mesa de Enlace afirman que desde 2003 se perdieron más de 5.000 unidades productivas que como mínimo ocupaban a 20.000 personas.

PH: Andrés Ruffo

Druetta advierte que: “incluso aquellos tambos que son eficientes también van a tener que dejar la actividad porque no se puede seguir con todos los factores en contra.  A veces se puede contra las políticas, a veces contra los precios o el clima, pero de a uno por vez. Ahora han caído todos juntos sobre el sector”.

 

Lo que el agua reveló

Las lluvias de  abril – 400 milímetros promedio  en 20 días - en la región agropecuaria central del país no hicieron más que quitarle la máscara al problema que arrastra desde hace años la producción lechera.  

La falta de políticas agropecuarias específicas para el sector, la distorsión en la cadena productiva y los vaivenes de los mercados internacionales han retraído la producción a momentos comparables con la crisis que tuvo en 2002, advierten algunos productores.

Las lluvias también evidenciaron el deficiente estado de los caminos rurales y la falta de infraestructura para trasladar la producción agrícola en general. En algunos casos, los mismos tamberos debieron ingeniárselas con tractores y vehículos adaptados para no tener que tirar la leche en los campos.

Alberto Rosso es productor tambero en San Guillermo, al noroeste de Santa Fe.  Explota junto a su hermano un tambo donde trabajan de manera directa siete personas. A causa de la última inundación, “la producción bajó un 40% en estos meses y lentamente se está recuperando”, explica con cierto optimismo.

 

PH Andrés Ruffo

Es que  a  diferencia de lo que sucede más al centro de la cuenca lechera, “acá no tenemos la posibilidad de cerrar el tambo y dedicarnos a la agricultura porque no es una actividad viable si sos un pequeño productor. Al contrario, hay gente que busca ampliar sus tambos. Pero para esto tiene que haber una corrección en la distribución de la renta”, señala Rosso y agrega que de no cambiar la situación en algunos años no habrá leche ni para el mercado interno.

En San Pedro, una colonia del noreste cordobés cercana a la ciudad de Morteros, llevan contabilizado el cierre de unos 40 establecimientos tamberos por las inundaciones de los campos.

En Santa Fe la situación no es diferente. En el departamento Castellanos  donde está el corazón de la lechería, las historias dan cuenta del éxodo que está sufriendo la actividad. La gente vende el rodeo del tambo porque no es rentable y no quiere seguir endeudándose.

Pero esta última inundación y sus consecuencias no han hecho más que terminar con el padecimiento  de muchos, afirman desde el sector que recibe hoy un promedio de  $4 por litro de leche cruda y tiene un costo de $6 para producirla.  

 “Un productor lechero divide casi todos sus insumos en litros de leche y cada vez hacen falta más litros para los gastos fijos”, señala Marcelo Barbero, productor de San Antonio de Litín, una localidad del  este cordobés.  “La devaluación de este año y la liberación del maíz que representa el 80% de la dieta de las vacas nos afectaron fuertemente. Hubo productores que se endeudaron para sacar más litros y cubrir los costos. Después vinieron las inundaciones que terminaron de perjudicarnos”.

 

“El productor que menos cobra y el consumidor que más paga”

En comparación con la producción láctea mundial, en nuestro país ambos extremos de la cadena alimenticia láctea  son los más perjudicados.  Como dice Alberto Rosso: “Tenemos al productor que menos cobra y al consumidor que más paga. En el medio hay eslabones que se quedan con la parte del productor. ”

¿Por qué se llega a este punto? La lechería no estuvo entre las prioridades de las políticas de gobiernos provinciales y nacionales de  los últimos 15 años, a pesar de algunos subsidios. Al asumir este nuevo gobierno nacional, la esperanza se depositó en la posibilidad de cambiar las históricas  condiciones desfavorables. Pero la suba de los insumos para el tambo producto de la devaluación no logró equilibrar la balanza, ya que la industria no acompañó este aumento pagando más la materia prima.

En los últimos meses se implementaron asistencias para paliar el difícil momento del sector, pero la principal demanda de intervenir la cadena de comercialización e industrialización no parece estar en el horizonte de las políticas posibles a aplicar como parte de la solución de fondo.

Los subsidios son paliativos. El camino es pensar una política lechera a largo plazo que se cumpla, consensuada con todos los sectores, en defensa de esta producción fundamental para la economía de un gran sector del campo, que es capaz de generar el ingreso de divisas a partir de los excedentes exportables”, explica Raúl Druetta.

Desde Caprolec, una de las agrupaciones de productores lecheros, sostienen que Argentina  como país exportador de esta materia prima debe “redefinir su industria atomizada”,  así el sector podría equilibrar la oferta y la demanda. Alejandro Leveratto, vicepresidente de la asociación, cree que la principal distorsión de la cadena láctea se da por “la sobreoferta de la industria en el mercado interno”.

El dirigente rural explica que ante los bajos precios internacionales, las industrias nacionales que exportan  no están dispuestas a “regalarle el negocio rentable a las industrias más chicas” y por eso vuelcan su producción al mercado local.

 

“Estamos tramitando el procedimiento de crisis para hacer sistemas de suspensiones rotativos y sostener la fuente laboral”.

“La cadena comercial que integran las grandes superficies compra 110, por poner un número, al valor de 100. Después la industria sale a decir que la cadena comercial tiene posición dominante pero en realidad son ellos los ofrecen más mercadería de la que se puede vender”.

Si bien las leyes capitalistas del mercado dicen que a la sobreoferta le corresponde una baja en los precios  en las góndolas, Leveratto dice que esto no sucede en este caso por  “la inelasticidad” de la cadena láctea: “Estamos ante un alimento que no tiene sustituto en los hábitos de consumo”.

Por su parte, la  Federación Agraria entiende queparte de la solución pasa por la intervención del Estado en toda la cadena láctea y en particular por lograr que los comercializadores (los grandes supermercados) que venden la leche a casi veinte pesos se sienten en la mesa de negociaciones con el resto de los actores. 

En relación a la distribución de la renta, Caprolec dice que la participación del productor tambero en la cadena productiva de la leche debería rondar el 35 % en lugar del 16% actual, esto implica tener en cuenta el mercado interno y externo. “Es el productor el que en definitiva más capital arriesga”, dice Leveratto.

Los productores también demandan cambios urgentes  en el sistema de la venta de la leche que sigue haciéndose como hace 40 años. “Entregamos la leche a la industria y recién cuando nos llega el pago a los 30 o 60 días nos enteramos del precio que nos pagaron, sin derecho a negociar nada”, cuenta Rosso.

 

Qué dicen los productores

José Audisio 

Productor y veterinario, San Antonio de Litín (Cba.)

“La situación en la región está muy fea. La inundación fue lo que faltaba. Nosotros cosechamos el maíz para el tambo y eso se perdió en gran parte”

 

Marcelo Barbero

Tiene un campo en Cintra (Córdoba)

“Yo hago siembra directa y me doy cuenta el engrosamiento que esto causa en la tierra y hace que el agua corra y no penetre.  Todo esto se juntó con los regímenes de lluvia desparejos. También se desmonta si control.”

“En 15 años los pocos tambos estarán en manos de empresas y no de productores”.

 

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

camion

La Litiniense

El año pasado la cooperativa láctea de San Antonio de Litín cumplió 70 años. Esta empresa cuya denominación formal es Cooperativa Tambera y Agropecuaria La Litiniense,  nació en 1945 con el propósito de agregar valor a la producción lechera  local.

Desde esos años ha crecido ampliando y diversificando su planta de elaboración.

El actual contexto del sector no es ajeno a esta industria que ve afectada su producción a partir del menor ingreso de materia prima. “En períodos normales la cooperativa recibe por día 65 mil litros de leche. Hoy, apenas ingresan 40 mil”, detalla Hugo Pico del área de administración. Esta situación afecta la operatividad de la planta donde trabajan 30 empleados que se ha visto obligada a reducir las horas de trabajo y despedir gente. “Hay días que la gente se vuelve a la casa porque no hay leche”, dice Pico. 

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------