“EL COOPERATIVISMO ES PERFECTO, EL PROBLEMA SON LOS HOMBRES"

Gabriel Costamagna tiene 49 años, es médico veterinario y hace 2 que está al frente del Consejo de Administración de la cooperativa de San Guillermo, al centro oeste de Santa Fe.

 ¿Qué te movilizó a integrar el Consejo de la cooperativa?

Básicamente por la función social que cumplen las cooperativas. En ese sentido, es el sistema perfecto para hacer cosas por la comunidad y encauzar la solidaridad, el bien común. Más que nada las localidades chicas como es esta localidad de San Guillermo, que está en el interior profundo, donde a las cosas tenemos que pelearlas y lograrlas nosotros mismos. Por otro lado, es notable cómo la gente es reacia a participar en las instituciones y esto es en todas las sociedades, hay una gran falta de participación. Esto es algo que heredamos de las generaciones pasadas, sumado al sistema capitalista en el que vivimos, que hace que seamos muy individualistas. Yo veo el cooperativismo como una forma de acercarnos a que la sociedad tenga igualdad de oportunidades y que haya mayor pluralidad.

 

¿Hace cuánto que participas?

Hace 10 años que estoy en la cooperativa. Entre como consejero suplente, titular… cumplí todas las etapas. En nuestra cooperativa no es una cuestión de cargos ni de antigüedad, más bien es una cuestión de involucrarse y de tener ganas de participar.

 


 

 ¿Cómo ves el cooperativismo hoy?

 Sinceramente, lo veo con grises, con fantasmas que se agitan. El cooperativismo es un sistema perfecto, el problema son los hombres.  Pensamos en nosotros y no en nuestros semejantes, ahí lo degradamos, lo denostamos y le causamos problemas. Eso hace que generemos una mala imagen y que sea otra de las causas por las que la gente no tiene deseos de participar.

 

¿Qué servicios presta la cooperativa?

Telefonía básica, Internet, servicios sociales, tenemos un hostal que vino a cubrir una necesidad del pueblo. Por otro lado, la cooperativa es socia del grupo San Guillermo, entidad conformada por asociaciones sin fines de lucro que invirtieron en un sanatorio y en una estación de servicio, ambos muy importantes para la localidad. El nuevo servicio en el que estamos incursionando, gracias a la ley de servicios de comunicación audiovisual es el de televisión por cable, somos nuevos en esto.

 

Un desafío…

Sí, un gran desafío porque nosotros en este pueblo lo hacemos con otro prestador que ya está instalado hace 27 años en el negocio. Es difícil, pero no imposible. Trabajando, con el respaldo de la ley, pensamos que vamos a tener una buena aceptación.

 

 ¿Cómo van a trabajar con el canal propio?

 Se vio como una necesidad, como algo importante para el pueblo, el hecho de tener un canal propio para difundir contenidos locales. Se está trabajando en eso, se está obteniendo la información y en unos meses creo que vamos a estar trabajando en ese sentido.