• María Elena Walsh | Una vida por etapas

    Dejó la literatura para hacer folclore en París. Se volcó a los relatos y las canciones para niños que todavía en la actualidad se transmiten de padres a hijos. Dejó de cantar pero nunca de escribir ni de polemizar.