• El rol del nuevo dirigente cooperativo será eje de un encuentro provincial

    Se realizará en General Roca, el 6, 7 y 8 de octubre. El evento reúne al Congreso provincial de Río Negro en su edición 48 y al 29 Congreso de la Federación provincial.  

  • Fragmentado y con clima electoral, el Congreso se reunió menos que nunca

    En minoría, el oficialismo no logró construir una alianza duradera con sectores de la oposición que habían apoyado leyes importantes en los dos años anteriores. Se alcanzó un récord de improductividad en cantidad de leyes aprobadas y de sesiones realizadas.

  • Legalización del aborto: tras años de demora, el Congreso aborda un debate de fondo

     

    La discusión divide de manera transversal a la Cámara de Diputados, donde la reforma se votaría a principios de junio. Con una leve ventaja de los que se oponen a la medida, la definición está en manos de unos 40 legisladores que todavía no decidieron o no anunciaron su voto.

  • Se abre la grieta en el Congreso por la despenalización de las drogas

    El Poder Ejecutivo se apresta a enviar al Parlamento un anteproyecto de reforma del Código Penal elaborado por una comisión de especialistas. La propuesta incluye la despenalización de la tenencia y autocultivo de drogas para consumo personal.

     

    Por Gabriel Sued |Politólogo y periodista 

     

    Tras la convulsión generada por la batalla sobre la legalización del aborto, en el horizonte del Congreso emerge una discusión con fuertes implicaciones sociales y la potencia para abrir otra grieta transversal entre diputados y senadores: el debate sobre la despenalización de la tenencia de drogas y el autocultivo para consumo personal.

    Como sucedió con la interrupción voluntaria del embarazo, la discusión podría abrirla el Presidente, si envía sin cambios al Congreso el anteproyecto de reforma del Código Penal elaborado por una comisión de especialistas, encabezada por el juez federal de Casación Penal Mariano Borinsky. Esa propuesta no legaliza las drogas, sino que despenaliza la tenencia para consumo personal, siempre que sea en “escasa cantidad” y en un “ámbito de privacidad”.  

    En este caso, Mauricio Macri no podrá alegar neutralidad. La redacción final de la propuesta, que el Poder Ejecutivo recibirá antes de fin de año, depende de la Casa Rosada.

    La despenalización de la tenencia de drogas para consumo personal es sólo un apartado de una reforma integral, de 540 artículos, que tiene como principales objetivos reforzar las herramientas penales para castigar el narcotráfico, la corrupción de funcionarios y empresarios, el terrorismo y el ciberdelito. Pero se convertirá sin dudas en uno de los puntos sobresalientes de una discusión que podría llevar meses y hasta incluso quedar en suspenso por los efectos de una campaña electoral anticipada.

    Aunque nunca llegó al recinto, el debate está presente en el Congreso hace años. En especial en la Cámara de Diputados, donde hay al menos tres proyectos con estado parlamentario para avanzar en la despenalización. Un repaso de los autores de esas iniciativas confirma que se trata de una discusión transversal: Nilda Garré (Frente para la Victoria), Victoria Donda (Libres del Sur) y Elisa Carrió (Coalición Cívica).

    En caso de que el Poder Ejecutivo ratifique la propuesta de la comisión de especialistas, será la primera vez que un presidente proponga una reforma de este tipo.

    El anteproyecto que recibió el Gobierno está lejos de suavizar las penas para los delitos vinculados con las drogas. Borinsky no integra el grupo de juristas a los que suele calificarse como “garantistas”. No se trata de una propuesta de legalización sino de despenalización restrictiva que se ajusta a la jurisprudencia de la Corte Suprema. El proyecto intenta cambiar el sujeto perseguido por el sistema penal: que deje de ser el consumidor y pase a ser el narcotraficante.

    Para eso, el nuevo Código aumenta las penas para los eslabones más peligrosos de la cadena del narcotráfico, como la fabricación, la producción y la comercialización, y crea como nueva figura penal la organización internacional dedicada a la venta de estupefacientes. Para los jefes de esas bandas se prevé una pena de hasta 25 años de prisión.

    En la búsqueda de un equilibrio que conforme a todos los sectores, en el texto del anteproyecto se señala que la tenencia de drogas para consumo sigue siendo delito, salvo que sea “escasa cantidad” y en un “ámbito de privacidad”. La misma regla se aplica al autocultivo. La propuesta se basa en el artículo 19 de la Constitución, que determina que “las acciones privadas de los hombres que no ofendan la moral ni derechos de terceros están exentas de la autoridad de los magistrados”.

    En este artículo se basó la Corte Suprema en el fallo Arriola, de 2009, para declarar inconstitucional el artículo 14 de la ley 23.737, que reprime con una pena de prisión de un mes a dos años la tenencia de estupefacientes para uso personal. El fallo sirve como jurisprudencia pero no impide que la policía detenga a miles de consumidores por la tenencia de cantidades escasas de drogas y que se abran miles de causas que todos los años terminan en el archivo. Para ajustar la legislación a la jurisprudencia del máximo tribunal hace falta que actúe el Congreso.

    El tema dividirá las aguas con rapidez, incluso al interior de las principales bancadas. Como antecedente sirve el debate de la ley que legaliza el uso medicinal del cannabis, sancionada en marzo del año pasado. Aunque fue aprobado por unanimidad en las dos cámaras, el proyecto abrió una fuerte discusión en Diputados. Los promotores de la iniciativa, en su mayoría familias con chicos que padecen enfermedades neurológicas, debieron conformarse con un texto restrictivo que no habilitó el autocultivo ni siquiera para uso medicinal. Los detractores del proyecto advirtieron que se trataba de un primer paso para abrir el debate sobre la despenalización de la tenencia de drogas para consumo personal.   

    El último intento serio por despenalizar la tenencia se dio en 2012, cuando los entonces diputados Diana Conti (FPV), Ricardo Gil Lavedra (UCR) y Donda acordaron un borrador de dictamen para derogar el artículo 14 de la ley de drogas. “Se permiten todos los actos derivados del consumo, tanto la tenencia de drogas como el cultivo de marihuana y las semillas”, decía el texto propuesto por los diputados, que nunca llegó a aprobarse ni siquiera en comisión.

    El nuevo proyecto de Donda, de marzo de este año, insiste en la derogación del artículo 14 de la ley de drogas, a la vez que modifica el artículo 5, para habilitar el autocultivo y la comercialización de semillas para consumo personal. También propone despenalizar la tenencia de “las hojas de coca en su estado natural destinado a la práctica del coqueo o masticación, o a su empleo como infusión”. A los mismos objetivos apunta el proyecto de Garré, presentado como reproducción de una iniciativa idéntica, de 2016.

    Acompañado por todos los diputados de la Coalición Cívica, el proyecto de Carrió promueve un “programa de prevención y asistencia pública integral de las adicciones”, propone el agravamiento de penas para la comercialización del paco y para las organizaciones de narcotráfico, e incluye una despenalización amplia de la tenencia de drogas para consumo personal. Señala que si “de la cantidad y el tipo de sustancia poseída y de las circunstancias de tiempo, lugar y modo” surgiere “que la tenencia es para uso personal, la persona “quedará eximida de pena”.  

     

    • El anteproyecto de Código Penal procura orientar el esfuerzo del sistema penal a la persecución de los narcotraficantes.
    • Sólo se despenaliza la tenencia para consumo personal cuando la cantidad es escasa y se da en un ámbito de privacidad.
    • La propuesta se ajusta a la jurisprudencia de la Corte Suprema en el fallo Arriola, de 2009.
    • En Diputados hay proyectos para despenalizar de Victoria Donda (Libres del Sur), Nilda Garré (FPV) y Elisa Carrió (CC).

     

     

     

  • Se viene el 3º Congreso de Fedecoba

    Bajo el lema “Trabajando por comunidades sostenibles”, las cooperativas bonaerenses se reunirán el jueves 16 y viernes 17 de agosto en Mar del Plata. Esperan una importante concurrencia.