• Epecuén: El fetiche de todo fotógrafo

    En el ´85, un terraplén cedió y la localidad de Villa Lago Epecuén quedó bajo el agua. Hoy sus ruinas teñidas en sal conforman un espacio irreal que atrae principalmente a extranjeros, además de amantes del cine y la fotografía.

  • La misteriosa y cautivante Mar Chiquita

    La gran laguna cordobesa obsequia inmensidad y belleza natural, junto a un pasado de historias y enigmas que aún esperan ser develados.