por Aleja Paéz

¿Tiene cima el cine de superhéroes?

 

El éxito económico y el reconocimiento de la crítica ubican al género de los súper poderes en un lugar protagónico. El fenómeno impulsado por dos estudios consagrados en los cómics parece lejos de disiparse.

 

Aleja Páez | Periodista e Investigadora especialista en TV y OTTs

 

40 años después del Superman de 1978, considerada como la primera gran película del género, el cine protagonizado por superhéroes vive su mejor etapa gracias a las megaproducciones de Marvel Studios (The Walt Disney Company) y DC Entertainment (Warner Media). El alcance de esta tendencia rompe las fronteras entre la pantalla grande, los cómics e Internet y habilita un consumo multiplataforma y multi-narrativo visto hasta ahora solo en pocas franquicias como Star Wars y Harry Potter, por citar dos de los casos más paradigmáticos.

En la última década no solo se ha multiplicado notablemente la cantidad de filmes basados en humanos u otras criaturas dotadas de poderes fantásticos sino que también se registró con Black Panther la primera cinta de superhéroes en obtener una nominación en la categoría de Mejor Película en los premios Oscar. Por si fuera poco, con los resultados de la aclamada Avengers: End Game (2019), ya son dos los títulos del segmento que se ubican en el selecto grupo de las cinco producciones que superaron la barrera de los 2.000 millones de dólares en taquilla en la historia del cine. La otra es Avengers: Infinity War  (2018), que alcanzó una recaudación total de 2.048 millones de dólares, según datos oficiales.

 

Marvel versus DC

No es casual que se trate de dos películas de la misma saga, puesto que el Universo Cinematográfico de Marvel, más conocido como MCU por sus siglas en inglés, es uno de los principales responsables de la expansión del género. Crecimiento que debe contemplarse no solo en la cantidad de historias individuales lanzadas en los últimos años sino especialmente en el concepto de universo entrelazado, es decir, en la reunión de varios superhéroes en una misma producción como Avengers, que comenzó en 2012 y culminó con su cuarta y exitosa entrega en abril de este año.

Como respuesta a los blockbusters pochocleros protagonizados por Iron Man (Robert Downey Jr.), Capitán América (Chris Evans), Thor (Chris Hemsworth) y compañía, DC Entertainment lanzó en 2017 la primera entrega de Liga de la Justicia, que reúne a los personajes más destacados de los cómics de DC. En esta franquicia se encuentran superhéroes muchos más conocidos para un público no tan adentrado en el mundo de las historietas como Batman (Ben Affleck), Superman (Henry Cavill), Wonder Woman (Gal Gadot) y Flash (Ezra Miller), entre otros. Aunque a esta altura Marvel se lleve casi todos los laureles y mejores niveles de recaudación, cabe mencionar que la idea original de las sagas surgió en la cantera de DC con la recordada trilogía del Batman de Christopher Nolan (2005, 2008 y 2012), protagonizada por Christian Bale y que le valió un Oscar póstumo como Mejor Actor de Reparto a Heath Ledger por su interpretación del Guasón.

Más allá de la disputa entre los dos grandes sellos propiedad de Disney y Warner que divide las aguas entre los fanáticos del género, lo cierto es que este fenómeno resulta digno de atención para propios y ajenos.

Por un lado, el cine de superhéroes ha propulsado grandes avances en materia de efectos especiales con muy buenos resultados en pantalla.  Por otro, la cuestión de las recaudaciones multimillonarias habilita pensar que el público masivo está cada vez más deseoso de acudir a las salas de cine para respaldar a sus personajes favoritos. Este aspecto también se relaciona con el sinfín de repercusiones en redes sociales y en sitios y foros temáticos cada vez que aparece una nueva entrega de alguna de las franquicias.

 

Temporada récord

2019 se proyecta como uno de los años con más estrenos de películas sobre superhéroes y villanos. Luego de los esperados estrenos de Capitana Marvel en marzo, que trajo como rasgo particular una nueva perspectiva de género por parte de su productora, y el final de Avengers en abril, se esperan otros grandes lanzamientos esta segunda mitad del año.

X-Men: Dark Phoenix - junio

Se trata de la última película de la franquicia de los mutantes a cargo de Fox antes de su incorporación a The Walt Disney Company. Es protagonizada por la estrella de Game of Thrones Sophie Turner, en compañía de James McAvoy, Michael Fassbender y Jennifer Lawrence.

Spider-Man: Lejos de casa – julio

Es la segunda entrega de la última saga de las aventuras de Peter Parker. Sus protagonistas son Tom Holland como Peter Parker/Spider-Man, junto a Jake Gyllenhaal, Zendaya y Jacob Batalon.

The New Mutants – agosto

Spin-off de la franquicia X-Men. Con un tinte más terrorífico, esta cinta presenta una nueva generación de mutantes. El reparto incluye a Anya Taylor-Joy, Maisie Williams, Alice Braga, Henry Zaga, Blu Hunt y Charlie Heaton.

Joker  - octubre

El Guasón de Warner Bros. ha causado bastante expectativa en los últimos meses. Dirigida y producida por Todd Phillips, es protagonizada por Joaquin Phoenix, Robert De Niro, Zazie Beetz, Bill Camp, Bug Hall, Frances Conroy y Alex Mckenna.

Aunque en la industria de los medios resulta difícil proyectar resultados favorables para productos cuya aceptación depende en gran parte de la impredecible reacción del público, la tendencia indica que el fenómeno de los superhéroes aún tiene muchas historias más para contar y muchos tickets más para vender.