Santa Fe

Cooperativas eléctricas recibirán fondos para mejorar el servicio rural

Son 20 millones de pesos para la sostenibilidad del servicio. Son 17 las cooperativas que firmaron el convenio con el Gobierno santafesino.

 

 

 

La Secretaría de Estado de la Energía de Santa Fe y representantes de 17 cooperativas firmaron un convenio de adhesión al Régimen de Fomento para Obras de Electrificación Rural (Ley 6604).

El acuerdo fue rubricado entre la secretaria de Estado de Energía, Verónica Geese, y dirigentes de la Federación Santafesina de Cooperativas Eléctricas (Fescoe) y la Federación Argentina de Cooperativas de Electricidad (Face).

Al respecto, Geese informó que de la firma del convenio “participaron 17 cooperativas rurales que se comprometen a integrar el Fondo de Electrificación Rural”, de manera que los usuarios de las mismas comenzarán a aportar al igual que los usuarios de la Empresa Provincial de la Energía (EPE).

“Las cooperativas se comprometen a aportar al Fondo de Electrificación Rural (FER) a cambio de recibir estos primeros aportes que son muy importantes para que puedan pasar un verano mucho mejor y que podamos apostar a crecer en la ruralidad que tanto nos caracteriza”, dijo la funcionaria.

Mediante la firma de los convenios, las cooperativas recibirán un total de 20 millones de pesos para realizar mantenimiento de sus instalaciones.

Federico Ferrero, tesorero de la Fescoe, calificó la firma como un hecho “muy positivo” y señaló que “los proyectos rondan la idea de que las cooperativas puedan reemplazar los postes de madera por los de hormigón para que puedan mejorar sus líneas y así el servicio que se presta en zonas rurales”.

“Después de un año de trabajo, donde se ha logrado hasta incluso sancionar una ley provincial con la articulación del Estado y del movimiento cooperativo, creo que firmar este convenio es un hecho muy positivo y tenemos que trabajar en este modelo de articulación”, concluyó Ferrero.

Geese reconoció que son las prestadoras cooperativas de zonas rurales las que “están más complicadas por las cuestiones climáticas, por las tarifas y porque tienen muy pocos usuarios por kilómetro de línea.